Consejos para prevenir defectos congénitos en el embarazo

Es importante comer bien

Tal y como indican los expertos, no hay ninguna técnica 100% infalible para prevenir todos y cada uno de los defectos de nacimiento. Sin embargo, hay algunos que sí se pueden prevenir, y existen métodos para reducir la probabilidad de que los bebés nazcan con algunos defectos. Es de especial interés conocer que el 3,3% de los bebés nacen con un defecto congénito, el cual ocurre mientras se desarrollan en el vientre materno. Existen muchos defectos distintos, y los más comunes están los dedos adicionales, la espina bífida, los miembros deformes y las cardiopatías congénitas.

¿Qué son las anomalías congénitas?

Las anomalías congénitas son un grupo diverso de patologías cuyo origen es prenatal, y la gran mayoría de ellas son de baja frecuencia. Las anomalías congénitas se dividen en dos grandes grupos. Por un lado, las estructurales, entre las que se incluyen las alteraciones morfológicas que afectan a algún tejido u órgano.

Y, por otro lado, las anomalías congénitas funcionales, aquellas que interrumpen procesos biológicos e implican alternaciones del sistema inmune o del metabolismo, por ejemplo. Algunos ejemplos de estas últimas son ceguera, sordera y discapacidad intelectual.

Evitar defectos congénitos: las claves

A pesar de las numerosas investigaciones que se han llevado a cabo, el por qué algunos bebés se forman de un modo distinto en el vientre materno continúa siendo un gran misterio. Ahora bien, hay algunas cosas que las mujeres embarazadas pueden llevar a cabo para reducir las probabilidades de que aparezcan defectos de nacimiento de su bebé.

Una de las cosas más importantes es comer bien tanto durante el embarazo como antes de él. Hay que seguir una alimentación saludable y equilibrada, con un gran aporte de frutas y verduras.

Los complementos de ácido fólico son esenciales durante la gestación, aunque siempre hay que tomarlos bajo recomendación médica. Las mujeres que estén planeando un embarazo también deben tomar una dosis de ácido fólico diaria.

El yodo también es importante. Y es que la deficiencia de yodo durante el embarazo y la primera infancia puede dar lugar a una hipotiroxinemia que afecte negativamente al cerebro en desarrollo.

A todo ello hay que sumar que el alcohol está terminantemente prohibido en el embarazo. Se desconoce qué cantidad mínima de alcohol perjudica al bebé, así que lo mejor es evitarlo al 100% desde el primer momento. El tabaco tampoco está permitido para prevenir defectos congénitos.

Estos son los mejores consejos para prevenir defectos congénitos en el embarazo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...