¿Qué es el método Montessori?

El método Montessori es un novedoso sistema de aprendizaje, el cual se basa más en las necesidades del niño que en las del adulto. Aquí se busca un entorno estimulante, donde el adulto solamente sirve como guía para el niño, aprendiendo según los intereses que tenga este último en áreas como el lenguaje, las matemáticas, la cultura, la vida práctica y el aprendizaje sensorial

Montessori

Estamos acostumbrados al sistema de educación tradicional, el cual es el que todos conocemos. Sin embargo, a muchos padres no les gusta, así que se preguntan si hay alguna alternativa a él. La respuesta está en el método Montessori, método diseñado por Mari Montessori, el cual se basa en el principio de la libertad del niño para aprender a su ritmo y desarrollarse.

Al contrario que los métodos tradicionales, donde el profesor marca el ritmo y los alumnos siguen sus pasos, aquí las reglas cambian. Es más, este método se puede introducirse en entornos tradicionales y ser útil. ¿Cuáles son los principios de este sistema? Pues los vamos a explicar paso a paso, contándote cómo funciona y por qué lo hace.

Características del método Montessori

En el método Montessori, los niños tienen toda la libertad para desarrollarse y aprender a su ritmo. Lo principal es que estén en un entorno estimulante, de comprensión y observación, aprovechando su mente absorbente, la cual es capaz de aprender sin esfuerzo.

Para ello, es necesario que el adulto prepare el ambiente y siga los principios básicos del método, los cuales son los siguientes.

Sus áreas de aprendizaje

El método Montessori tiene 5 claves en el aprendizaje. Sería como el equivalente a las asignaturas del sistema tradicional, aunque con diferencias. La primera es la vida práctica y luego el aprendizaje sensorial, que son las más diferentes con respecto al sistema original.

Eso sí, Montessori considera también importante el lenguaje y la comunicación, las matemáticas y la cultura, así que también los enseña dentro de su método.

Educación adaptada al niño

Generalmente, la educación tradicional está marcada por el profesor, el cual marca el ritmo que el niño debe seguir. Montessori se opone radicalmente a eso, ya que prefiere una educación que esté adaptada al niño y a su ritmo y no al revés.

Señala que el educador es el que debe seguir al niño, comprobando su ritmo particular de aprendizaje, sus necesidades educativas y las características de cada etapa de la edad. Eso incluye el respeto por los periodos sensitivos, los cuales son etapas en las que un niño muestra un interés especial por aprender una determinada área. El educador ayudará al niño a aprender más en esas ventanas de aprendizaje, las cuales están adaptadas a sus intereses.

Ambiente adaptado al niño

El ambiente en el cual se aprende es muy importante, ya sea el espacio físico como las actividades e incluso las personas con las que el niño se relaciona. En el sistema tradicional, se dan clases en entornos cerrados y siempre con otros niños, con los cuales quizá no pueda entenderse. En este sistema, eso cambia, ya que se busca que el ambiente sea favorable, tanto física como espiritualmente.

Eso incluye crear un ambiente que seleccione sus elementos con un motivo específico para el desarrollo del niño. De hecho, se usan los llamados materiales Montessori, los cuales sirven para aprender más y para desarrollar el pensamiento abstracto. Gracias a eso, se busca que el niño alcance de forma gradual un orden, una autodisciplina y un nivel de socialización como adulto, siendo capaz de colaborar con los demás y de respetar el medio sin que nadie se lo ordene.

A su ritmo

En este sistema, es muy importante saber que cada niño aprende de un modo diferente. En otros sistemas, siempre interviene el adulto, pudiendo provocar sentimientos de inferioridad y frustración. Con el sistema Montessori, ocurre al contario, es decir, que el adulto no interviene, no hace las cosas en lugar del niño y simplemente respeta el ramo del niño. De este modo, el aprendizaje es mucho más natural y sencillo para el pequeño.

¿Qué debe hacer el adulto?

Aunque el sistema Montessori esté basado en el niño y creado para él, el adulto sí que debe estar presente. Los adultos en este sistema funcionan como guías y como educadores, con la diferencia en que ellos se adaptan al ritmo del niño y a sus intereses. Por ejemplo, si el niño está interesado en aprender una determinada área, el adulto se la enseñará a su ritmo, en vez de obligarle a estudiar otra cosa.

Como se puede ver, es un método radicalmente distinto al tradicional, basado en un currículum fijo y en una jerarquía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...