Los cambios corporales en los niños no son determinantes en la pubertad precoz

Muchos padres se preocupan por los cambios corporales en los niños a partir de los 8 años, parecen indicar que están sufriendo una pubertad precoz, sin embargo los expertos explican que estos signos no son determinantes de una pubertad real, ya que es normal que se dé una producción de hormonas sexuales que se inicia a partir de los 8 años debido a la actividad de las glándulas adrenales.

Pubertad precoz en los niños

Según varios estudios, durante los últimos años los niños estadounidenses están desarrollando de forma precoz algunos signos relacionados con la maduración sexual. Estos signos son motivo de preocupación para algunos padres y por ello llevan a sus hijos al médico para que realice las oportunas evaluaciones, ya que los cambios que se producen en el organismo pueden afectar a nivel físico y psíquico. Sobre este tema, merece la pena retomar la lectura de este post.

Pero los expertos explican que los cambios corporales en los niños no son determinantes en la pubertad precoz y por tanto no hay de qué preocuparse, de hecho, la mayoría de casos en los que los niños son llevados al especialista para una evaluación, da como resultado que el desarrollo sigue su curso normal.

Los expertos explican que no es algo extraño ver en algunos niños la aparición de ciertos rasgos que se suelen asociar a la pubertad, como por ejemplo el vello axilar o el desarrollo de los senos entre otros. Los endocrinólogos pediátricos que se encargan de analizar los trastornos hormonales concluyen que, en la mayoría de casos, los niños a edades tempranas (a partir de los 7 u 8 años) no están experimentando una verdadera pubertad precoz.

Según explican los expertos, la pubertad real se localiza en un área cerebral denominada hipotálamo, responsable de la liberación hormonal que desencadena la producción de testosterona y estrógenos, dando lugar a los signos asociados a la pubertad, pero también existe otro componente secundario denominado adrenarquía (aumento de producción de hormonas sexuales que se inicia a partir de los 8 años y que forma parte del desarrollo normal del ser humano). Dado que las glándulas adrenales pueden empezar su producción hormonal a los 8 años de edad de una forma lenta, esto origina que los niños muestren esos signos que dan la impresión de que estén sufriendo una pubertad precoz.

Estos cambios se pueden producir perfectamente sin que exista una pubertad real, siendo una variante del desarrollo normal de los pequeños. Los expertos comentan que se pueden producir a edades más tempranas y no hay motivo de preocupación, aunque evidentemente los padres se preocupan por desconocimiento y es lógico que acudan al especialista. En el caso de las niñas y concretamente en el desarrollo de los senos a una edad temprana, algo que se asocia a una verdadera pubertad, los expertos explican que no está del todo claro que sea así, además comentan que debido a la creciente tasa de obesidad infantil, cada vez hay más niñas por el aumento del tejido mamario, cuando en realidad se trata de grasa corporal.

De todos modos, lo mejor es acudir al especialista para que descarte la posible aparición de la pubertad precoz. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Academia Americana de Pediatría.

Foto | DLeonis Caldicola

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...