La obesidad infantil puede afectar al crecimiento de los huesos de los niños

Una investigación confirma que la obesidad infantil puede afectar al crecimiento de los huesos de los niños, los músculos y la grasa que contienen podría alterar el correcto desarrollo óseo, pero de momento no se han dado más detalles, ya que la investigación no ha concluido.

Obesidad infantil

Estudios anteriores han demostrado que los niños obesos tienden a tener más masa muscular, pero una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) ha constatado que en la relación cantidad de masa muscular y masa ósea, existe un exceso de grasa corporal que puede comprometer otras funciones del organismo, en este caso el crecimiento y desarrollo correcto de los huesos.

Los investigadores estudiaron cómo los músculos podían influir en la estructura ósea y en la fuerza de los niños, a partir de la revisión de la documentación científica sobre el tema. Se analizó sobre todo la geometría de los huesos, las medidas y su resistencia en niños y adolescentes, así como la influencia y el papel que desempeñaba la grasa corporal. Tras cotejar los resultados, se determinó que el músculo jugaba un papel importante en el desarrollo del hueso durante la infancia y la adolescencia, pero esta relación podía ser distinta en aquellos niños que tuvieran mayor cantidad de grasa corporal.

El músculo es un condicionante sobre la forma en la que el hueso va a crecer, en el caso de los niños obesos que tienden a tener más músculo, se deducía que los huesos serían más fuertes, pero tras la revisión realizada esta deducción no resultó tan evidente. El exceso de grasa puede estar contenida en el músculo, lo que inevitablemente influiría en la relación entre músculo y hueso, aunque se constata la conexión, hay que decir que los investigadores siguen estudiando esta relación y aún tardarán en ofrecer los resultados definitivos.

Gracias a las características geométricas de un hueso se puede conocer su resistencia, el contenido mineral o la distribución espacial de la médula entre otros factores, en estas cuestiones centraron los investigadores el trabajo, encontrando algunas lagunas informativas que todavía deben esclarecerse, con ello se comprenderán mucho mejor los posibles problemas relacionados con el crecimiento de los músculos y los huesos, como por ejemplo la influencia de la diabetes tipo 2.

Visto que existen indicios con suficiente peso sobre cómo la grasa corporal afecta al desarrollo y crecimiento de los huesos y músculos de los niños, los expertos recomiendan que sigan un estilo de vida saludable realizando ejercicio físico con regularidad y tomando una dieta sana y equilibrada, este es un consejo para evitar no sólo posibles problemas de desarrollo, también otro tipo de enfermedades asociadas a la obesidad.

En definitiva, aunque ahora se constata que la obesidad infantil puede afectar al crecimiento de los huesos de los niños, será necesario esperar a que los expertos concluyan con la investigación para conocer hasta qué punto afecta la grasa corporal y qué efectos secundarios o daños colaterales provoca. Podéis conocer más detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la página de la Universidad de Georgia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...