Chupete en recién nacidos: todo lo que necesitas saber

El chupete está recomendado para recién nacidos hasta los 6 meses, siempre que se alimenten con leche de fórmula. Su utilidad es la de desarrollar el apego y calmar la necesidad de succión que tiene el bebé en esa etapa. Eso sí, debe retirarse gradualmente a partir de esos 6 meses para evitar daños en los dientes y problemas de mordida

Chupete recién nacido

El chupete es uno de los accesorios para bebé más conocidos. Se utiliza para que el bebé pueda succionar, ya que es un reflejo del recién nacido asociado a amamantar, utilizándose especialmente en mujeres que deciden no dar el pecho y darles leche de fórmula a sus hijos.

Eso sí, no es un accesorio exento de polémica. Algunas personas lo defienden, otras dicen que es malo y otras dicen que se debería usar solo a partir de cierta edad. ¿Quién tiene razón? Hoy hablaremos más sobre el chupete en los recién nacidos, contándote las desventajas, ventajas y cuándo deberías usarlo.

Todo sobre el chupete en bebés nacidos

Vamos a ver una completa guía sobre el uso del chupete en los más pequeños. Veremos cuándo empezar a usarlo y cuándo dejarlo, veremos los beneficios que tiene, los perjuicios, veremos si se debería usar a la vez que la lactancia materna y su uso correcto.

Cuando empezar y cuando acabar

Según la AEP, no se debería dar chupete en los primeros días de vida, al menos hasta que le toque alimentarse con lactancia materna. En el caso de que no necesite lactancia materna, se le puede dar desde el nacimiento.

El chupete debe empezar a retirarse a partir de los 6 meses, es decir, cuando ha salido el primer diente. Eso se hace para evitar problemas en la mordida y en los dientes, así que deberías hacerlo en ese intervalo. Es más, el chupete debería estar prohibido a partir de los 2 años, ya que ahí produce cambios irreversibles en lo ya mencionado.

Eso sí, debe retirarse de forma progresiva, especialmente si está muy apegado a él. Redúcelo poco a poco, al mismo tiempo que lo acompañas con mimos y atención para que no sufra demasiado. Es más, incluso se le podría leer algún cuento o darle alguna recomempensa por no utilizarlo.

Beneficios del chupete

Usar el chupete tiene algunos beneficios, siendo el principal la función de succión no nutritiva que necesita el bebé que se alimenta de leche de fórmula. Además, reduce el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, calma al bebé y ayuda a que duerma mejor.

Desventajas

Usar chupete también tiene desventajas, especialmente si se prolonga más de lo debido. Puede afectar a la mordida, traer retrasos en el desarrollo del lenguaje, alterar la forma del paladar, producir infecciones como la caries, riesgo de lesiones orales y riesgo de otitis por respiración bucal.

¿Se debería usar con lactancia materna?

El uso del chupete podría interferir en la lactancia materna, haciendo que haya menos estímulo en el pecho femenino. Eso hace que se produzca menos leche, que se confunda la tetina con el pezón y que rechacen el pecho rápidamente.

La lactancia materna ya trae la mayoría de beneficios que trae el chupete, incluyendo la protección del SMSL. Por ello, no suele ser necesario usar chupete en este estado.

Es más, el bebé suele rechazar el chupete cuando estás alimentándolo con lactancia materna. Si lo rechaza, es mejor no forzarlo, ya que seguramente tenga las necesidades de apego del chupete cubiertas ya.

El uso correcto del chupete

El uso más correcto del chupete es el de saciar la parte neural no nutritiva de la succión en niños que se alimenten con leche de fórmula. Eso sí, no es el único modo de hacerlo, ya que hay métodos como el método de piel con piel o el porteo que también funcionan. En cualquier caso y como ya se dijo, no se recomienda usarlo en niños alimentados con lactancia materna.

Para usarlo correctamente, se debería dosificarlo, dándolo a la hora de dormir y en momentos puntuales cuando necesite calmarse. No lo fuertes ni lo untes en sustancias dulces, ya que eso podría provocar caries e infecciones, así que debe estar completamente limpio. Es más, no deberías forzar nunca su uso y si lo rechaza, consigue ese apego de otras formas como el contacto piel con piel o el porteo como antes se dijo.

Se debería buscar un chupete con tetina plana para no afectar la mordida, con forma fisiológica. También debería ser higiénico, utilizando los de silicona por su mayor resistencia. Por otro lado, el cuello del chupete debería ser fino, con el objetivo de que sea poco invasivo, además de usar una talla pequeña. Finalmente, es preferible un escudo sin argolla y con orificios de ventilación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...