Unas navidades educativas en un crucero

Una de las mejores maneras de disfrutar de las Navidades es navegar en un crucero por el Mediterráneo, cuna de la civilización occidental y conocer Túnez, entre otras ciudades

El anfiteatro del El Jem de Túnez demuestra la huella de la ocupación romana

Hace tiempo que estaba pensando en darle una sorpresa a mi familia. Normalmente, cuando llegan las navidades se nos pone los compromisos cuesta arriba. Aparecen cenas, comidas, meriendas todos los días en esta época y lo que más nos apetece precisamente es desconectar un poco del estrés del trabajo. Por eso, he pensado que lo mejor es que aprovechemos uno de estos cruceros de Navidad y Fin de año que ha preparado Logitravel.

Así podremos estar alejados de unos días que no nos gustan demasiado y encima disfrutamos de un viaje juntos, ya que este verano por cuestiones de agenda fue imposible. He estado mirando los diferentes cruceros disponibles y hemos decidido que la mejor opción es la del Crucero Secretos del Mediterráneo, ya que podremos recorrer algunas de las ciudades que crearon la cultura que hoy tenemos en el mundo occidental. Se trata de un recorrido espectacular en 8 días, con salida y llegada de Barcelona, y visitando Marsella, Savona, Citivecchia, Palermo, Túnez y Palma de Mallorca.

No podría dejar escapar la oportunidad de enseñar a los pequeños una ciudad cargada de historia, Túnez. Se trata de una ciudad milenaria y que es fruto del paso de fenicios, romanos, vándalos, bizantinos, árabes, otomanos y franceses. Resulta es una urbe moderna y tradicional, religiosa y divertida, con desierto y con nieve. Estas dualidades le otorga un valor añadido difícil de igualar por otra ciudad del mediterráneo.

Tenemos la posibilidad de visitar alguna de las mezquitas que tiene Túnez, en especial la de Zitouna, que es el principal referente. Para los no musulmanes se permite sólo el acceso al patio central. Esto es algo que se agradece, ya que el resto de mezquitas está prohibido acceder al interior, sólo se puede ver desde fuera. En cuanto al exterior, es un edificio que refleja las diferentes épocas en las que ha sido construida: desde las columnas de la época de Cartago al minarete de claro origen otomano.

Y en cuanto a museos, Túnez tiene dos de visita completamente obligada: el museo Bardo, dónde podremos visitar una de las mejores colecciones del mundo de mosaicos de la época romana y además de algunas joyas artísticas provenientes de la etapa romana, cristiana, islámica y cartaginesa; y la otra visita imprescindible es el Museo Nacional de Cartago, el cual, a pesar de estar en las afueras de la ciudad, merece la pena, ya que se encuentra hallazgos arqueológicos de primer orden. Hay desde cerámicas, estatuas, piezas funerarias, lámparas, etc.

Fotografía: cygne87

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...