Un compuesto de la leche materna es clave en el metabolismo de los recién nacidos

Hoy conocemos una investigación que muestra otro beneficio de la leche materna, los expertos han descubierto que la hormona FGF21 presente en la leche materna, es clave en el metabolismo de los recién nacidos, favorece la absorción de nutrientes y contribuye en la regulación del sistema digestivo.

Factor de crecimiento fibroblástico 21

Un estudio llevado a cabo por expertos del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Barcelona (UB), el Instituto Danone y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, ha descubierto que un compuesto de la leche materna es clave en el metabolismo de los recién nacidos, concretamente una hormona denominada FGF21 o factor de crecimiento fibroblástico 21, que tiene un papel muy importante en la absorción de los nutrientes y en la regulación del sistema digestivo en los recién nacidos.

El factor de crecimiento fibroblástico 21 es una hormona que se produce en el hígado, por lo que está presente de forma natural en el organismo de los seres humanos, la diferencia es que en unas personas es más activa que en otras, lo que indicaría que en aquellos organismos en los que estuviera más activa, el perfil metabólico y el desarrollo sería superior. Hasta la fecha se sabía que esta hormona ejercía una acción positiva en la absorción del azúcar y el metabolismo de las grasas, de ahí que se le atribuyeran cualidades antidiabéticas y preventivas contra la obesidad, ahora hay que añadir nuevos beneficios.

En la investigación se ha descubierto que al pasar la mencionada hormona a través de la leche materna al organismo del bebé, ésta actúa sobre el intestino estimulando la producción de enzimas que favorecen la absorción de diferentes hormonas gastrointestinales y la lactosa, lo que favorece que se asimilen de forma correcta los nutrientes contenidos en la leche materna.

Gracias a ello se mejora el desarrollo de los bebés en un 25%, algo que no ocurre en los bebés que no reciben esta hormona, hay que decir que la investigación se ha realizado con animales de laboratorio y se han observado las diferencias entre los grupos de animales neonatos que recibían la leche natural de la madre y la leche a la que se le había suprimido la hormona FGF21, pero son datos que se pueden trasladar a los seres humanos.

En estudios anteriores se constató que esta hormona prácticamente no está presente en los recién nacidos, pero su producción se activa al recibir la leche materna, lo que muestra lo importante que es la lactancia materna para el desarrollo del bebé. Ahora, con estos resultados no se hace más que reafirmar que es necesario que todos los recién nacidos disfruten de la lactancia materna para poder desarrollarse correctamente.

Se propone realizar nuevos estudios, como por ejemplo el efecto a largo plazo que tendría la exposición a esta hormona durante los primeros meses de vida o su ausencia, posiblemente se lograrán constatar diferencias en el desarrollo, en el metabolismo de los nutrientes, etc. Aquí explican que también se va a analizar si la hormona está presente en las leches artificiales y cuál es su porcentaje a fin de poder mejorar su composición para que se acerque lo máximo posible a la composición de la leche materna, hay que tener en cuenta que algunos recién nacidos no pueden disfrutar de los beneficios de la lactancia materna y tienen que alimentarse con leche de fórmula.

Sin duda, la investigación es muy interesante, queda mucho por descubrir sobre las propiedades y beneficios de la leche materna, cada investigación que se realiza arroja nuevos datos que resultan ser muy positivos para el desarrollo de los bebés. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Foto | Christyscherrer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...