Qué son los quistes de milium o acné neonatorum

Los quistes de milium son unos pequeños gránulos de color perlado que aparecen en la cara del bebé a las dos semanas del nacimiento, no suponen ningún problema y suelen desaparecer al cabo de otras dos semanas de forma espontánea y si dejar ninguna secuela.

Acné del bebé

Se denominan quistes de milium o acné neonatorum a unos pequeños gránulos de color perlado o blanco amarillento en la cara del recién nacido, especialmente en la zona de las mejillas, la frente y la nariz. Estos gránulos suelen aparecer a las dos semanas del nacimiento y tienen cierta similitud con el acné, afectan aproximadamente a un 20% de los bebés recién nacidos y, en principio, no provocan ningún problema de salud.

Se cree que el acné neonatorum se forma a partir de la estimulación de las glándulas sebáceas por las hormonas maternas que continúan circulando en la sangre del bebé, esta estimulación provoca una retención de queratina y sebo. Estos gránulos suelen desaparecer de forma espontánea al cabo de unas semanas, no requieren tratamiento y no provocan problemas de salud salvo si se intentasen extirpar, en este caso se podrían infectar por microorganismos, por lo que no es recomendable intentar eliminarlos.

En algunos casos los quistes de milium pueden aparecer en la boca, en este caso pasan a denominarse perlas de Ebstein o quistes gingivales del neonato, se trata de unos pequeños bultos que aparecen en las encías y el paladar de los bebés y que, como en el caso del acné neonatorum, no requiere tratamiento alguno y desaparecen al cabo de un par de semanas. Los nódulos tienen una apariencia que se asemeja a las perlas, de ahí su nombre, y su tamaño es de uno a tres milímetros de diámetro (aunque en algunos casos pueden ser algo mayores) y están llenos de proteínas.

Hay que destacar que, en ocasiones, los padres pueden llegar a confundirlos con dientes que están a punto de romper la encía para salir, nada más lejos de la realidad. Los quistes gingivales del neonato son una afección benigna e inofensiva, no provocan molestias ni dolores, pero no estará de más consultar con el pediatra para descartar que pueda tratarse de otro problema. Algunos expertos comentan que la lactancia materna contribuye a la desaparición de estos nódulos, tanto si se trata de quistes de milium o de quistes gingivales del neonato, pero lo cierto es que no se ha realizado ningún estudio que demuestre la conexión.

En el caso de que pasadas dos semanas las erupciones no desaparezcan, es recomendable acudir al pediatra para que determine si se trata de quistes de milium o si se trata de una afección diferente, por ejemplo, el muguet, una de las infecciones más frecuentes en la boca del bebé causada por un hongo que produce unas manchitas blancas y que podrían confundirse con los quistes gingivales del neonato .

Foto | Jenny Lee Silver

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...