¿Qué nombre ponemos a nuestro bebé?

La elección del nombre que vamos a poner a nuestro futuro hijo es muy importante. Existen estadísticas del cambio de tendencia del uso de los nombres. Como todo, va por modas.

Cuando decidimos tener un hijo debemos pensar en muchas cosas. Probablemente una de las cosas que nos hace más ilusión es elegir un nombre. Por eso esperaremos con impaciencia a que el ginecólogo nos comunique el sexo del bebé para poner en marcha nuestra elección. Todos opinan, padres, abuelos, amigos, primos, tíos, hermanos…

Bebé recién nacido.

Antiguamente existía la costumbre de poner el nombre de la madre a la primera hija y el nombre del padre al primer hijo. También se solía aprovechar el nombre de algún familiar como hermanos o abuelos y adjudicárselo a nuestro pequeño. Pero esto hacía que los nombre se quedaran antiguos.

Si, antiguos. En los nombre también hay modas y si queremos ser originales lo vamos a tener muy difícil.  El Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene registrados 25.442 masculinos y 24.494 femeninos. Lo tendremos difícil para ser originales y para decidir entre tantos, pero muy fácil por la cantidad de opciones.

Hoy en día se sacan estudios y estadísticas de todo. Por ellos sabemos que Antonio es el nombre masculino más frecuente y Maria del Carmen el femenino. Hemos sido testigos de un claro cambio de tendencia desde los más mayores a los más jóvenes. Hemos pasado de llamarnos Marcelino a Hugo ellos, y ellas de Felisa a Carla.

Estas estadísticas nos aportan datos muy curiosos. Entre los ciudadanos empadronados, los más mayores se llaman Albert Edward, Albert William y Reginald John que tienen sobre unos 75 años. Esto refleja la cantidad de extranjeros jubilados que viven en nuestro país.  No ocurre tanto con las mujeres que se llaman Canuta, Prepedigna, Serviliana, Afrodisia, Decorosa, Exiquia, Teotiste, Parmenia. Todas ellas, junto con las Domicias, tienen de edad media 76,8 años o más.

No sólo vemos el peso de la inmigración en los más mayores. Mohamed ocupa el puesto 67, se encuentra entre los 150 más habituales. Entre las mujeres es más difícil identificar nombres propios que se adjudiquen exclusivamente al origen extranjero.

Hasta para poner el nombre a tu bebé podemos encontrar opinión de los expertos. Nos aconsejan que los nombres no sean muy sofisticados o raros, que tengamos en cuenta los apellidos para evitar combinaciones difíciles de pronunciar o que puedan causar burlas, tener en cuenta también el apellido, si éste es largo pondremos el nombre corto y al revés.

Existe una Ley que ampara a los niños. La Ley prohibe otorgar un nombre que perjudiquen a la persona por extravagantes, ridículos o impropios. Tampoco es posible registrar como nombre un apellido o poner el nombre de un hermano a no ser que éste haya fallecido.

Es importántisima la buena elección del nombre, ya que la persona convivirá con él el resto de su vida y ésto puede marcarle si es objeto de burlas. Cuando somos adultos podemos cambiarnoslo, pero es difícil acostumbrar a los demás a que te llamen por el nuevo nombre.

Foto / pedroreyna

Información / EMILIO DE BENITO

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...