¿Qué es la permanencia del objeto en bebés?

Es una habilidad que desarrollan los bebés

Todos los que tenemos hijos pequeños debemos saber muy bien qué es exactamente la permanencia del objeto porque es una habilidad que los bebés van desarrollando durante los dos primeros años de vida. En los primeros meses, para los más pequeños únicamente existe aquello que entra dentro de su campo de visión. Una vez cumplen los cuatro meses, empiezan muy poco a poco a entender que el hecho de que no vean un determinado objeto éste haya dejado de existir, sino que simplemente está fuera del alcance de su vista.

Evolución de la permanencia del objeto

Fue Jean Piaget, psicólogo, biólogo e investigador suizo, el primero en estudiar y hablar sobre la permanencia del objeto durante los dos primeros años de vida de los bebés. Para realizar la investigación se basó en la observación de la reacción de los más pequeños cuando se les mostraba un juguete, y luego se ocultaba debajo de una manta. Piaget señala que los bebés que empiezan a desarrollar la permanencia del objeto intentan agarrar la manta para descubrir el juguete que se oculta debajo, pero los que todavía no han comenzado este proceso, se muestran confusos ante lo que acaba de suceder.

Durante los cuatro primeros meses de vida de los más pequeños, éstos se relacionan con su entorno mediante los reflejos primitivos y los sentidos. Por lo tanto, todo aquello que no pueden ver, oler o sentir de algún modo para ellos simplemente no existe.

De los cuatro a los ocho meses es cuando empiezan a desarrollar la permanencia del objeto, aunque de una manera muy sutil. Mientras el objeto en cuestión está dentro del campo visual de los bebés, lo siguen con la mirada e intentan alcanzarlo. Pero, si se esconde, creen que ha desaparecido y no tratan de recuperarlo.

A partir de los ocho meses entienden que los objetos existen aunque no estén a la vista, pero todavía no tienen capacidad para buscarlos. Desde los 12 meses ya son capaces de encontrar objetos que están escondidos dentro de su campo de visión, siempre y cuando el sitio donde están escondidos sea conocido para ellos.

A partir de los 18 meses los más pequeños ya comprenden que los objetos pueden estar escondidos en cualquier sitio, aunque ellos no los hayan visto esconderlos o sea un escondite que los adultos no hayan utilizado previamente. Ya pueden representar el objeto en su mente e imaginarlo en cualquier parte.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...