Prueba revolucionaria para medir la desnutrición infantil

Un grupo de investigadores australianos ha logrado desarrollar un dispositivo capaz de medir la primera etapa de la desnutrición infantil en los bebés, se trata de una prueba revolucionaria cuya fabricación es económica y podrá ser utilizada en los países en vías de desarrollo para la lucha contra la desnutrición.

NIR

Un grupo de expertos de la Universidad de Sídney (Australia) ha logrado desarrollar una nueva prueba revolucionaria para medir la desnutrición infantil. Se trata de un dispositivo denominado NIR que funciona por infrarrojos, capaz de evaluar la composición corporal de un bebé midiendo la cantidad de grasa existente debajo de la piel. Con este sistema ya no es necesario realizar otro tipo de pruebas, como medir la estatura, el peso, tomar muestras o realizar un escáner a los niños.

El dispositivo NIR funciona con cinco sensores, apenas gasta energía y su fabricación es económica, por lo que se plantea como un recurso efectivo para ser utilizado por los profesionales de salud en los países en vías de desarrollo y especialmente en zonas donde el suministro eléctrico es limitado y se dispone de pocos medios.

El aparato emite un tipo de luz que no es visible para el ojo humano, su tecnología es de alta precisión y mediante diferentes longitudes de onda es capaz de discriminar entre el agua, la temperatura, la melanina, la dermis, la masa muscular y la grasa alojada bajo la piel. La piel es transparente a la luz que emite el NIR en determinadas longitudes de onda, utilizando cinco en concreto se puede determinar con total precisión el nivel de grasa que tiene el bebé.

La composición de esta grasa y su densidad son factores que determinan si el bebé tiene un mayor riesgo de mortalidad o morbilidad, o si tiene mayores probabilidades de sufrir diabetes, obesidad, etc., esto delata que se podría utilizar en cualquier centro de salud del mundo, como prueba inicial permitiría reducir el coste sanitario sustituyendo a otras pruebas más caras. El NIR será capaz de medir el estado del bebé en las primeras etapas de la desnutrición infantil, lo que facilitará una pronta intervención evitando que el problema se agrave utilizando pasta alimentaria u otros procedimientos.

Los expertos comentan que la falta de dispositivos de bajo coste para monitorear el estado nutricional de los niños ha provocado que los trabajadores de salud tengan más problemas para identificar a los bebés desnutridos, así como el poder realizar un seguimiento del estado nutricional de aquellos bebés que han recibido tratamiento.

Los expertos explican que con este nuevo dispositivo estos problemas desaparecen, la combinación de la ingeniería eléctrica y la biología se han unido para crear un sistema cuya producción es barata y podrá reducir la presión económica en los presupuestos de salud de estos países. Podéis conocer todos los detalles sobre el nuevo dispositivo a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Sidney.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...