¿Preparados para un nuevo curso escolar?

No solo los más mayores volvemos al trabajo, nuestros hijos también viven con emoción e inquietud la vuelta a las aulas.Una buena forma de empezar a insuflar un poco de esa emoción que caracteriza todo comienzo es compartir los preparativos para el nuevo curso: ir juntos a comprar los libros de texto, revisarlos, encuadernarlos, etc. Eso sí, a la hora de elegir el material se hace necesario tener ciertas recomendaciones muy presentes.

Septiembre es un mes difícil

No solo los más mayores volvemos al trabajo, nuestros hijos también viven con emoción e inquietud la vuelta a las aulas. Tras un largo verano, llega la hora de volver a madrugar, de estudiar, de hacer deberes… pero también de los reencuentros con los amigos, de enfrentarse a nuevos retos y, como no, de equiparse con el material necesario para empezar un nuevo curso. En este sentido, padres e hijos deben trabajar juntos.

En primer lugar, se hace necesaria una preparación mental para comenzar de nuevo con las viejas rutinas. Una buena forma de empezar a insuflar un poco de esa emoción que caracteriza todo comienzo, es compartir los preparativos para el nuevo curso: ir juntos a comprar los libros de texto, revisarlos, encuadernarlos, etc. El material escolar (estuches, lápices, mochilas, libretas…) siempre es una buena manera de ir metiéndose en materia, y puede resultar de lo más alentador para un niño falto de motivaciones escolares después de un largo verano de diversión. Eso sí, a la hora de elegir dicho material se hace necesario tener ciertas recomendaciones muy presentes.

En primer lugar, y siguiendo el consejo del INC (Centro de Investigaciones y Control de Calidad del Instituto Nacional de Consumo), siempre es bueno comprobar que aquello que compramos cumple la normativa vigente en Europa y ha pasado los convenientes controles de calidad. Sobre todo si hablamos de material para los más pequeños, hemos de asegurarnos de que el etiquetado contiene las siglas CE, que significa Conformidad Europea. Los juguetes o materiales deben de estar convenientemente señalizados con un símbolo gráfico si estos no son adecuados para los menores de 36 meses.

Adquirir hábitos y rutinas siempre es complicado

No es necesario que agasajes a tu hijo con regalos solo porque no tiene ganas de ir a clase. Lo mejor es que realices un consumo responsable y solidario, comprando solo aquello que el niño necesite y reciclando lo que se encuentre en perfecto estado. Es más, si guardas en casa material o libros de texto que ya no utilizas, recuerda que hay muchos niños que pueden aprovecharlos y darles un buen uso. Los adultos, en su calidad de padres, han de hacer un doble esfuerzo para que el niño viva con positividad un año escolar lleno de nuevas posibilidades. Es posible que, si tu hijo lo vive con alegría, tú te contagies un poco.

Fuentes: ABC

Lápices por Pink Sherbet Flickr

Niños por Pink Sherbet en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...