Nueva guía para la prevención de la muerte súbita del lactante

La muerte súbita del lactante es un problema que no se soluciona, aunque se ha logrado reducir su incidencia, desde hace algunos años en Estados Unidos las cifras se han estancado. Por ello la AAP ha dado a conocer una nueva guía para la prevención de la muerte súbita del lactante.

SMSL

La AAP (Academia Americana de Pediatría) acaba de publicar una nueva guía para la prevención de la muerte súbita del lactante, en ella se proporciona una serie de consejos, algunos son habituales pero otros son nuevos, por ejemplo, se destaca especialmente que los padres pueden reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante si el bebé duerme en la cuna en la misma habitación que los padres y cerca de la cama.

Esta es una de las recomendaciones clave que se han proporcionado en la nueva guía que tiene como cometido ayudar en la prevención del SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante). La AAP explica que unos 3.500 bebés mueren cada año por este motivo en el país, y que en la década de los años 90, mediante una campaña de prevención a nivel nacional denominada ‘Sueño Seguro’, se logró reducir la tasa de muertes, pero durante en los últimos años se ha estancado y los valores se mantienen.

Esto es algo que no nos sorprende, sobre todo sabiendo que muchos padres siguen sin colocar a su bebé en un ambiente de sueño seguro, así se concluía en este estudio titulado “Evaluación nocturna de los entornos de sueño infantil” desarrollado por expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Los pediatras explican que es muy recomendable que los niños duerman en la misma habitación que los padres pero en superficies separadas, al menos durante los primeros seis meses de vida, pero lo ideal sería adoptar esta estrategia durante el primer año tras el nacimiento del bebé. Con ello aseguran que se podría reducir a la mitad el riesgo de muerte súbita.

Que un bebé duerma en la cama junto a sus padres incrementa el riesgo de asfixia, atrapamiento, estrangulamiento, etc., por ello se desaconseja encarecidamente que los bebés duerman en la misma cama que los padres. Entre las recomendaciones más destacadas de la nueva guía se puede citar la necesidad de que el bebé duerma siempre tumbado sobre su espalda hasta que cumpla un año, no hay que colocarlo de lado, ya que no es algo seguro y por tanto no se aconseja.

Los bebés siempre deben dormir sobre una superficie firme cubierta únicamente por una lámina plana, se desaconsejan los colchones blandos, ya que pueden crear bolsas que afectarían a la regeneración del ambiente, aumentarían el riesgo de asfixia, e impedirían que el bebé se pudiera colocar en posición prono o decúbito ventral.

Se ha de evitar colocar en la cuna almohadas, peluches o cualquier objeto que pueda obstruir las vías respiratorias del bebé, aumentando el riesgo de asfixia. Es muy recomendable que los bebés disfruten de la lactancia materna, ya que además de todos los beneficios que ofrece al organismo, reduce el riesgo de muerte súbita. Sobre los chupetes, aunque algunos especialistas médicos apuntan que se desconoce el mecanismo protector, se han observado efectos beneficiosos, incluso si el chupete se cae mientras el bebé duerme.

Es imperioso que las futuras mamás eviten durante el embarazo el alcohol, el tabaco o las drogas, ya que pueden aumentar el riesgo de que el bebé sufra en un futuro muerte súbita. Estos son sólo algunos consejos que destacamos de la nueva guía de la AAP, pero hay muchos más que podéis consultar en este enlace (Pdf), son consejos que merece la pena tener en cuenta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...