Mi hijo tiene bronquiolitis

La bronquiolitis afecta a los bebés menores de dos años. Se trata de una enfermedad infecciosa causada por un virus respiratorio llamado Sincitial. Los síntomas que suelen manifestar los bebés son otitis, dificultades respiratoras, fiebre leve y catarro. Si tu hijo presenta estos síntomas no dudes en consultar con el pediatra y, sobretodo, mantenlo alejado de humos de cualquier tipo y humedades. La enfermedad suele remitir en quince días y es tratada en casa. Los ingresos hospitalarios son raros y se producen ante complicaciones asociadas, como la neumonía o el asma.

Los bebés menores de dos años son los más afectados

Los bebés menores de dos años son los más afectados

Los niños menores de dos años son el grupo más sensible a contraer la enfermedad conocida como bronquiolitis. Quizá hayas oído hablar de ella y tienes miedo de que tu bebé se contagie. Vamos a explicarte en qué consiste, cuáles son los síntomas y en qué momento es preciso acudir al pediatra. Ante todo has se saber que la bronquiolitis se trata de una enfermedad infecciosa que afecta al aparato respiratorio y que es causada por un virus respiratorio llamado Sincitial. Es entre los meses de noviembre a abril cuando este virus se encuentra en activo.

Los síntomas son un poco difusos, pero unos días antes de que tu bebé desarrolle bronquiolitis puede que presente un ligero catarro, sin fiebre. Si la fiebre apareciese será de manera muy moderada. Lo más importante es que te fijes en si tu hijo respira con dificultad, si emite pequeños silbidos cuando lo hace o si su frecuencia respiratoria aumenta repentinamente. Algunos niños pueden presentar también indicios de otitis. Sin embargo, no hace falta que te alarmes en exceso puesto que el ingreso hospitalario se produce raras veces. La bronquilitis es una enfermedad que suele curarse en el propio domicilio y que no suele durar más de 15 días.

Hay una serie de medidas no-médicas que pueden serte útiles cuando te encuentres al cuidado de tu hijo. En primer lugar y muy importante, prohibido fumar en casa. El niño debe de tener las fosas nasales despejadas todo el tiempo, además de beber mucha agua. Controla los niveles de humedad de la estancia y evita que se acerque a la cocina puesto que los vapores que se desprenden al cocinar también pueden empeorar su estado. La posición adecuada para un correcto restablecimiento es boca arriba y, si puedes, semiincorporado. Estos consejos te servirán igualmente para reducir el riesgo de que el bebé contraiga el virus.

Evita los humos en casa

Evita los humos en casa

Una de las preguntas más frecuentes es si la bronquiolitis es lo mismo que el asma. Los síntomas se suelen confundir pero debe ser el pediatra quien establezca la diferencia. Algunos de los jóvenes o adultos que padecen asma tuvieron bronquiolitis de pequeños, por lo tanto sí existe una cierta correspondencia entre las dos enfermedades. Pese a ello, si tu hijo ha padecido bronquilitis no significa que obligatoriamente vaya a ser asmático: tan solo uno de cada cuatro desarrolla asma con posterioridad.

Será el médico el que establezca los medicamentos que debe tomar tu hijo. Sobre todo no le mediques tú mismo si no has consultado antes con el pediatra. Los antibióticos no le ayudarán ya que el causante de la enfermedad es un virus. Hasta la fecha, no se ha creado una vacuna efectiva contra esta infección sin embargo existe un medicamento llamado Palivizumab que sólo se administra cuando el bebé se encuentra en riesgo de padecer complicaciones asociadas a la bronquiolitis, como puedan ser el asma o la neumonía.

Recuerda los consejos que te hemos dado para evitar la propagación del virus. Lo más importante es mantener a tu hijo a salvo de humos, ya sean del tabaco, de la cocina o del tubo de escape del coche. Como en el caso de cualquier otro virus, una buena higiene de las manos es también muy recomendable.

Bebé durmiendo por Peasap
Baby por Michael

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...