Los problemas matrimoniales afectan el descanso de los bebés

En numerosas ocasiones hemos hablado de la importancia que tiene el buen descanso en los niños durante sus primeros años de vida, los niños que duermen bien tienen mayores ventajas en comparación a los que no descansan, dado que los primeros crecen más, son más sanos y felices, más inteligentes y sociables, entre otras cosas.

Recientemente un estudio llevado a cabo en las universidades estadounidenses y britanicas sobre más de 350 familias ha revelado que la inestabilidad marital puede afectar de forma directa el sueño de los pequeños cuando los niños tienen 9 meses de edad, prediciendo luego problemas para dormir llegando a los 18 meses de edad.

El estudio ha sido publicado en la revista «Child Development», en información clara reveló que las peleas entre los padres cuando el bebé tenía nueve meses de edad provocaba dificultades en éste para poder dormirse y quedarse de esa manera, proyectando luego dificultades para el descanso cuando el niño se acerca a los 2 años de edad.

Se analizó la relación entre los problemas maritales como por ejemplo la posibilidad de divorcio o las peleas frecuentes en relación a los problemas de sueño de los niños como problemas para el descanso, insomnio, angustias nocturnas. Todo se baso en la posibilidad de cambios en los sistemas cerebrales que intervienen en la forma en la que los niños desarrollan y regulan sus patrones de sueño, en donde se reflejo de forma directa el impacto del estrés familiar sobre la rutina de los bebés.

Durante el estudio se tuvo en cuenta analizar familias con niños adoptivos para poder descartar toda posibilidad de que los vínculos entre la relación de los padres y el descanso de los niños no se vieran afectados por la genética compartida, ya que todos los estudios previos sobre éste campo se habían desarrollado siempre sobre familiar biológicas.

Las dificultades planteadas se mantuvieron incluso teniendo en cuenta el temperamento de los niños, los niveles de ansiedad de los padres y el orden del nacimiento, los niños mantenían dificultades para dormir cuando los padres se llevaban mal, no así al orden inverso de las cosas.

La doctora Anne M. Mannering, del Centro de Aprendizaje Social de Oregón en Estados Unidos, señaló:

«Nuestros descubrimientos sugieren que los efectos de la inestabilidad marital sobre los problemas de sueño de los niños aparecen antes en el desarrollo de lo que se había demostrado con anterioridad»…»Los padres deberían ser conscientes de que el estrés marital podría afectar al bienestar de sus hijos incluso en sus dos primeros años de vida».

Vía | Mi bebé
Foto | Ask a mum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...