Las técnicas de fertilidad asociadas a un mayor número de bebés prematuros y defectos de nacimiento

Según un estudio estadounidense, los bebés concebidos con la ayuda de las técnicas de fertilidad, tienen un mayor riesgo de ser prematuros y sufrir diferentes defectos de nacimiento. Los expertos comentan que el porcentaje de riesgo es relativamente pequeño y como ocurre con muchos estudios, existen algunos defectos de procedimiento, como la imposibilidad de demostrar la causalidad.

Fecundación in vitro

Investigadores del Dartmouth Hitchcock Medical Center (Estados Unidos) han llevado a cabo un estudio en el que se concluye que las técnicas de fertilidad están asociadas a un mayor número de bebés prematuros y defectos de nacimiento. Desde hace tiempo se han relacionado las técnicas reproductivas como la Fecundación in Vitro, con un mayor riesgo de partos prematuros, el nuevo estudio lo que hace es reafirmar estas conclusiones con nuevas pruebas.

Según los resultados, las mujeres que se someten a estas técnicas de fertilidad tienen hasta un 39% más de posibilidades de tener un bebé prematuro, aunque dependiendo de la técnica utilizada, el riesgo puede elevarse hasta el 79%. Por otro lado, las mujeres que tienen problemas para concebir y se someten a un tratamiento de fertilidad, tienen hasta un 21% más probabilidades de tener un bebé con defectos de nacimiento.

Los bebés concebidos mediante reproducción asistida tienen un mayor riesgo de tener anomalías congénitas, enfermedades infecciosas, problemas respiratorios y afecciones cardiovasculares. Cierto es que el aumento del riesgo es relativamente pequeño, pero existe y debe ser considerado. Como sabemos, un bebé prematuro tiene un mayor riesgo de sufrir diferentes enfermedades y problemas durante los primeros meses, además de los que pueden aparecer a largo plazo y que afectan a la visión, la audición, problemas sociales y de comportamiento, etc.

En esta investigación se analizaron los datos de 336.705 bebés que nacieron de madres fértiles en Massachusetts entre los años 2004 y 2010. También se analizaron los datos de 5.043 bebés nacidos de mujeres con problemas de fertilidad y 8.375 bebés cuyas madres concibieron al bebé mediante el uso de tecnologías de reproducción asistida. Aunque los datos confirman un mayor riesgo de que los bebés tengan problemas, los expertos comentan que la investigación no fue diseñada para probar causalidad, es decir, si los problemas de fertilidad o el uso de las técnicas de reproducción asistida podrían causar directamente defectos de nacimiento o ciertas enfermedades en los bebés.

Otra limitación del estudio es el hecho de que los expertos carecían de datos sobre algunos aspectos de los registros de salud de las mujeres y los tratamientos de fertilidad que podrían incrementar el riesgo de que los bebés tuvieran ciertos defectos de nacimiento o problemas de salud. Se apunta que independientemente de si los bebés nacieron de forma natural o mediante técnicas de fertilidad, la gran mayoría estaban perfectamente sanos. Quizá este estudio lo que hace es crear una alarma social que no era necesaria teniendo en cuenta que se habla de pequeños porcentajes.

Los estudios deberían contar con los procedimientos adecuados para demostrar la causalidad, lamentablemente en la mayoría de casos no ocurre así, algo que no hace más que arrojar más incertidumbre. Es posible que los problemas de infertilidad sean los responsables de este mayor porcentaje de problemas y no las técnicas que se utilizan para la reproducción asistida, habrá que esperar a nuevos estudios que sean más determinantes y prueben la causalidad.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Pediatrics.

Foto | Mamma Loves

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...