Las gafas de sol deben ser utilizadas por los niños a partir de los 12 meses

Los pediatras y oftalmólogos recomiendan todos los años que los niños utilicen gafas de sol durante estos meses más calurosos, ya que es el método de prevención más eficaz para evitar que sufran enfermedades oculares en edad adulta. Sobre la edad, se recomienda que alrededor de los 12 meses de edad deben empezar a utilizar gafas de sol.

gafas para bebés

Queda poco para disfrutar de los meses más calurosos del año, así que si recientemente hablábamos de la importancia de las pautas de uso y aplicación de la crema protectora solar, hoy queremos recordar la importancia de proteger los ojos de los niños de los rayos ultravioletas a una edad temprana.

Según explican los pediatras y oftalmólogos, las gafas de sol deben ser utilizadas por los niños a partir de los 12 meses, sin embargo y como cada año, podemos comprobar que una gran mayoría de niños no las utiliza, es una asignatura pendiente que no se termina de solventar. Los medios de comunicación prevén récords en temperaturas máximas y también un incremento de la radiación solar, cada año es más peligrosa y por tanto es necesario proteger los ojos de los niños.

Las gafas de sol no son un complemento estético, son una medida de protección que resulta muy eficaz especialmente en los niños, la razón es que la pupila de sus ojos es más grande y su barrera defensiva más pequeña que la de los adultos. Hay que tener en cuenta que los ojos no alcanzan su completo desarrollo y madurez hasta los 25 años de edad, dado que la radiación solar a la que se exponen los ojos es acumulativa, el riesgo de sufrir enfermedades oculares en edad adulta se incrementa a medida que los ojos son expuestos al sol año tras año.

Se han llevado a cabo durante los últimos años diferentes acciones que han tenido como cometido concienciar a los padres para que protejan los ojos de sus hijos, este año no será una excepción y existen razones para ello. Se puede citar como ejemplo el comunicado lanzado el año pasado por el Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Cataluña, en él advertían que sólo el 2% de niños utilizan gafas de sol, lo que muestra la gravedad del problema.

Es imperioso proteger la salud ocular desde la infancia, repetimos, con ello se evitaría la aparición de enfermedades asociadas a los ojos en la edad adulta. Los ojos de los niños son hasta 20 veces más sensibles a los rayos solares que la piel, dado que juegan al aire libre y disfrutan de baños al sol, el grado de exposición a los rayos UV es mucho mayor, de ahí que incluso sea más importante pensar en la protección ocular. Y algunos expertos recomiendan que la protección no se realice sólo en verano, sino durante todo el año como un método eficaz de prevención.

No existe una edad concreta para empezar a proteger los ojos de los niños con gafas de sol, los expertos explican que la protección se utiliza cuando los bebés salen de paseo y se les saca de la sillita para que empiecen a caminar, y que salen de la protección que les brinda la sombrilla o la capota de la silla de paseo. Recordad que es necesario que las gafas de sol sean de calidad es preferible evitar las que se comercializan en los bazares chinos, mercadillos, etc., lo mejor es comprarlas en una óptica, asegurándose que ofrecen un 100% de protección. Dado que son gafas para niños, hay que pensar en monturas de silicona que se adaptan perfectamente y no se romperán fácilmente, el cristal debe ser orgánico, ya que es mucho más resistente a los golpes.

Aquí tenéis 10 consejos a tener en cuenta al comprar unas gafas para vuestros hijos con las máximas garantías.

1.- Adquirirlas sólo en ópticas y canales autorizados.

2.- Exigir la marca CE como garantía de estándar mínimo de calidad.

3.- Ver bien especificado el número de categoría de filtro.

4.- Comprobar que las lentes tengan filtros que protejan de la radiación UV.

5.- Preferir las lentes de alta calidad, que protegen y duran más tiempo intactas.

6.- Las mejores gafas de sol son las que ofrecen la mayor protección lateral posible.

7.- En caso de miopía, hipermetropía o astigmatismo, atención a la compensación óptica de las lentes a la hora de adquirir gafas de sol graduadas.

8.- Son aconsejables lentes marrones o grises (los que menos modifican los tonos).

9.- Las gafas de sol no protegen ante la observación directa de eclipses solares.

10.- Utilizar estuches resistentes a golpes y caídas.

Pronto os hablaremos de las nuevas campañas que se están poniendo en marcha para concienciar a los padres y a todo el mundo en general, de lo importante que es hoy en día proteger los ojos del sol, aunque hay niños que seguro que ponen muy difícil tomar esta medida preventiva…

Foto| Osamu Uchida

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...