La primera visita a la playa

¿Qué pasa si queremos hacer un viaje Tenerife? ¿Es conveniente que los niños pequeños y bebés estén en la playa? ¡Claro que sí! La brisa y el mar son relajantes y estimulantes para todos, independientemente de la edad. Sin embargo, hay que tener unos cuidados básicos, y evitar esta zona si tenemos un bebé recién nacido o de pocos meses de vida.

bebé2

¿Cuándo deben comenzar los bebés a ir a la playa?

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que no podemos pasarnos todo el día en la playa, sino que el horario debe ser limitado. Los bebés con menos de seis meses no pueden pisar la playa, ya que no se les puede exponer bajo ningún concepto al sol directo. Entre seis y ocho meses no es conveniente, porque por muchos cuidados que se tengan, su piel es tan delicada que las quemaduras pueden llegar a ser muy dañinas. Si tiene más de ocho meses, puede ir en un horario limitado, por ejemplo, de 9 a 10.30 de la mañana, y a partir de las 17 horas, de forma que estén protegidos de los rayos más dañinos del sol. En ese tiempo, puede mojarse en el mar o disfrutar de la textura de la arena, pero debemos tenerlo vigilado en todo momento, para que no se lleve nada a la boca.

En el momento de jugar, debajo de una sombrilla mejor, ya que la arena también refleja las radiaciones. El niño debe ir vestido con una camiseta de algodón y una gorra, preferentemente de colores claros. Antes de los seis meses no tienen la piel lo suficientemente fuerte como para aplicarles protector solar, a los seis meses es conveniente que se realice una prueba por posibles reacciones alérgicas. Actualmente hay cremas especiales para niños, con un factor superior a 30 y resistentes al agua. Debemos ponerla media hora antes de ir a la playa, por todo el cuerpo, sin olvidarnos de la nuca, los pies, las manos y las orejas. Y no podemos olvidarnos de la hidratación: es imprescindible un biberón o botellita con agua.

A partir del año, es cuando en general los niños más disfrutan. Los cuidados son los mismos, y ya es un buen momento para que comience a meterse en el agua, obviamente, siempre con un adulto. En cuanto comienza a andar por sí mismo, es importante tenerlos constantemente vigilados, una buena forma de asegurarte su fácil ubicación es con ropa llamativa, y si es posible, que tenga algún tipo de identificación con su nombre, dirección y teléfono.

Fuente: Guia infantil, Todo papas

Foto: Gato Azul

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...