La lactancia en público por encima de creencias y vergüenzas

Según el Papa de Roma, la lactancia materna debe llevarse a cabo por encima de todo. El bebé no entiende ni de horarios, ni de lugares, por ello, hay que cubrir sus necesidades.

El Papa Francisco ha dejado claro que la lactancia materna, aunque tenga que realizarse dentro de una Iglesia, en un parque, en un restaurante o en cualquier lugar público que se precie, es la primera necesidad del bebé que debe cubrirse. Y es que los bebés, cuando tienen hambre, no conocen de horarios ni de lugares. Por tanto, para el Pontífice, las necesidades de un bebé están por encima de la vergüenza o de los prejuicios de los demás.

Para el Papa Francisco, la lactancia materna es una forma de alimentar a los bebés, pero también es una muestra incondicional de amor por parte de su madre y esto no debe de estar condicionado por nadie. Es más, según su opinión, nadie tiene derecho a entrometerse entre una mamá y su bebé, sobre todo si este tiene hambre o necesita del pecho de su mamá. Por tanto, ella deberá poder tener la libertad de darle el pecho, aunque por ejemplo, sea dentro de un lugar religioso.

Y es que dar el pecho es uno de los actos naturales que le han dado al ser humano la facultad de seguir adelante, porque gracias a la primera alimentación un bebé crece y da paso a su madurez. Por tanto, el pecho de una mamá no debería restringirse ni ser visto con malos ojos si lo que está haciendo es amamantar a su bebé.

Todas estas declaraciones del Papa se produjeron en un bautizo de 32 bebés hace unos meses, donde el Papa instó a las madres allí presentes y a las de todo el mundo a que dar el pecho en cualquier situación es aceptable y necesario, sea cual sea el lugar escogido por el bebé para alimentarse.

Recordemos que hay muchos países donde dar el pecho puede dar lugar a problemas para las mamás, porque no todo el mundo entiende que dar el pecho es un acto natural y bonito de la infancia del bebé, además de ser absolutamente necesario si el bebé tiene hambre. Por tanto, pienso que las palabras del Papa pueden ayudar mucho a todas aquellas madres que necesitan dar de comer a sus pequeñines y se sienten intimidadas por miradas o por muchos que aún no entienden esa necesidad.

Por tanto, si una autoridad moral y religiosa como el Papa de Roma opina que, cuando un bebé llora de hambre, hay que darle de comer, quizás esto quiere decir que aquellos países que impiden una lactancia natural por culpa de las creencias o de los prejuicios probablemente deberían de replantearse sus normas de conducta frente a este acto natural. ¿Qué opináis vosotros?

Vía | incap.org.gt

Foto | Chris Alban Hansen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...