El microbioma puede desempeñar un papel protector en las alergias alimentarias

Una nueva investigación respalda lo que se sospechaba desde hace tiempo, que el microbioma puede desempeñar un papel protector en las alergias alimentarias. Dependiendo de la configuración de la flora intestinal, existe mayor o menor riesgo de sufrir algún tipo de alergia, por lo que ahora se buscará el modo de modular de forma efectiva la flora intestinal.

Microbioma y alergias alimentarias

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad de Chicago y la Universidad de Stanford, el microbioma puede desempeñar un papel protector en las alergias alimentarias. Este estudio es una extensión de un estudio anterior en el que se analizaron las microbiotas fecales de los bebés, donde se constató que una flora bacteriana sana protegía contra el desarrollo de alergias alimentarias.

En esta nueva investigación se llevó a cabo un análisis microbiano y metabolómico de muestras fecales de 18 grupos de gemelos que estaban sanos o padecían algún tipo de alergia alimentaria. Trabajar con gemelos permitió a los expertos examinar a individuos que eran genéticamente idénticos y que crecían en un mismo entorno, de ese modo se pudo determinar con más precisión la influencia de los factores ambientales y genéticos en el desarrollo de las alergias.

En este trabajo se identificaron bacterias y compuestos metabólicos diferentes y en gran cantidad, concretamente se identificaron 64 conjuntos distintos de especies bacterianas y metabolitos diferentes en los grupos gemelos sanos y alérgicos. Los expertos comentan que en los gemelos sanos, la mayoría de las colonias bacterianas de mayor tamaño pertenecían a la clase Clostridia, que se ha demostrado que protege contra las alergias alimentarias. También apuntan que los gemelos sanos tenían una gran riqueza de la vía metabólica del diacilglicerol, asociada a dos bacterias, Phascolarctobacterium faecium y Ruminococccus bromii.

Los investigadores comentan que necesitan urgentemente biomarcadores para comprender la función inmunorreguladora de las bacterias intestinales, los metabolitos proporcionan pistas sobre lo que están haciendo las bacterias de manera mecánica para regular la respuesta inmune, este sería el siguiente paso tras haber estado estudiando los factores epigenéticos de las alergias alimentarias y haber recolectado las muestras fecales en los gemelos. Los expertos comentan que para reducir las miles de bacterias a especies específicas como candidatas para futuras intervenciones terapéuticas que permitan eliminar las alergias alimentarias, es necesario reunir datos de múltiples dimensiones.

En el estudio se han aprovechado los beneficios de la secuenciación de microbiomas de alto rendimiento, como de las técnicas de elaboración de perfiles metabólicos, por lo que gracias a ello se han podido identificar dos especies concretas, cada una involucrada en distintas vías de metabolitos que podrían priorizarse como objetivos potenciales para futuras investigaciones e intervenciones terapéuticas contra las alergias alimentarias. Se considera que los resultados son uno de los pilares clave en la comprensión del microbioma humano que debe establecerse para tener respuesta a muchas preguntas y trabajar en estrategias para evitar las alergias.

De momento, no se puede asegurar con certeza que exista una relación de causa y efecto, pero sí se puede decir que existe una asociación entre la flora bacteriana y la salud o padecer una alergia alimentaria. Hay que decir que en este estudio el número de participantes fue pequeño, lo que obliga a realizar nuevos estudios de mayor envergadura para certificar los resultados obtenidos, pero, de todos modos ya se está pensando en cómo aplicar estos resultados en futuros proyectos porque es evidente la relación entre el microbioma y el estado de salud.

Los expertos comentan que entre las nuevas vías de investigación, se analizarán las funciones específicas de estas bacterias en las alergias alimentarias. Por ejemplo, la bacteria R. bromii es una especie clave en la degradación del almidón dietético que se escapa de la digestión, por ello se plantea investigar cómo la suplementación dietética con almidón puede afectar la presencia de esta bacteria en el microbioma fecal y, a su vez, si puede o no impulsar la respuesta a la inmunoterapia por vía oral, único tratamiento disponible en la actualidad contra las alergias alimentarias.

En definitiva, se trata de un paso más en la lucha contra las alergias alimentarias, recordemos que cada vez son más los niños que sufren algún tipo de alergia, por lo que los resultados de los próximos trabajos podrían ayudar a revertir la tendencia. Podéis conocer todos los detalles de este trabajo a través de este artículo publicado en la revista científica The Journal of Clinical Investigation.

Foto | Tamas Ring

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...