¿Cuándo debe empezar a hablar un bebé?

Algunos padres empiezan a preocuparse al ver que su niño tarda más que sus compañeros de guardería a pronunciar palabras concretas. No existe un plazo exacto en el que un bebé debería empezar a hablar, aunque sí que es cierto que hay períodos en que los especialistas consideran que se deberían haber alcanzado algunas metas. También hay técnicas para estimular la comunicación verbal del bebé.

Existen técnicas para estimular la comunicación verbal del bebé

Siempre ha habido cierta rivalidad entre mamás y papás para ver cuál será el primer nombre que pronunciará su bebé. Pero llega un punto en que algunos padres empiezan a preocuparse al ver que su niño tarda más que sus compañeros de guardería en pronunciar palabras concretas. Pues bien, en un principio no debe haber ningún tipo de preocupación en ese sentido ya que no existe un plazo exacto en el que un bebé debería empezar a hablar, aunque sí que es cierto que hay períodos en que los especialistas consideran que se deberían haber alcanzado algunas metas.

Aunque cada niño es distinto y el desarrollo del lenguaje tiene ritmos diferentes en cada caso, en términos generales se considera que el bebé debería empezar a formular los primeros vocablos hacia los 11 o 12 meses, y entre los 18 y 24 meses ya tendría que pronunciar frases breves compuestas de más de dos vocablos. Pero, repetimos, no se trata de plazos exactos. Puede haber niños que sean mucho más avanzados o que desarrollen esta facultad un poco más tarde.

En todo caso, existen técnicas que pueden estimular a vuestro bebé para que empiece a desarrollar la comunicación verbal. El ambiente en casa desempeñará un papel fundamental en este proceso, ya que los padres deben respetar el ritmo de aprendizaje del bebé, sin dejar de animarle a que pronuncie sus primeras palabras.

Una de esas técnicas es hablar directamente al niño, mirándole desde cerca e impidiendo que otros sujetos interrumpan el ejercicio. También es positivo hablarle de objetos que estén cerca de él, de forma que el niño pueda ver físicamente aquello de lo que se le está hablando. Otro consejo, fácil de decir aunque más complicado de realizar, es intentar entender lo que dice y animarle a expresarse mejor en vez de corregir sus errores, cosa que podría llegar a aburrirle. Una buena forma de hacerlo es mostrarse muy contento cuando él esté hablando.

De todas formas, si pasa un tiempo razonable y veis que vuestro bebé no reacciona demasiado a los estímulos o prácticamente no pronuncia ninguna palabra, es recomendable visitar a un especialista para salir de dudas y comprobar que no se trata de ningún problema auditivo o neurológico.

En este sentido, podéis comprobar si el oído de vuestro bebé está bien en función de sus reacciones a lo largo del tiempo. A los seis o siete meses debería balbucear, girarse hacia vosotros cuando escuche vuestra voz o intentar imitar sonidos. A los nueve meses debería escuchar con atención los sonidos familiares cotidianos, como el timbre de la puerta o un perro que ladra y hacia el año debería responderos cuando le decís ‘no’ o ‘adiós. Si vuestro caso se aleja mucho de estas directrices deberíais acudir al pediatra para que examine la situación.

Foto: Pink Sherbet en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...