Cuáles son los síntomas del golpe de calor en bebés

¿Cómo actuar ante un golpe de calor en bebés?

Durante el verano debemos tener especial cuidado con los más pequeños ya que son el grupo de población con mayor riesgo a sufrir un golpe de calor. Cuando las temperaturas son muy elevadas y están expuestos al sol, corren el riesgo de perder muchos líquidos corporales, lo que conduce a la deshidratación, pudiendo producirse así un golpe de calor. Esto se produce cuando el organismo genera tal cantidad de calor que no es capaz de eliminarlo a través de los mecanismos que tiene para refrigerarse, como por ejemplo el sudor.

Cuando la insolacion afecta a la cabeza se puede producir lo que se conoce como sobrecalientamiento del cerebro, lo que hace que este no funcione como debería. Es algo muy similar a lo que pasa cuando un niño sufre de fiebre muy alta.

Uno de los síntomas que debería alertarnos es notar la piel de los pequeños muy caliente, teniendo en cuenta que durante un golpe de calor la temperatura corporal puede superar los 40 grados. Además, la piel tiene un aspecto enrojecido y está seca al tacto. Además, los bebés tienen un estado de ánimo decaído: no tienen ganas de jugar y se muestran muy irritables.

Si nuestro hijo está sufriendo un golpe de calor, lo primero que debemos hacer es llevarle a un sitio fresco, con ventilación, y tumbarle con los pies en alto. Le desnudamos y le hacemos friegas con paños de agua fresca, empezando por las muñecas y la nuca. Meterle en la bañera no es una buena idea porque si la temperatura corporal disminuye de forma súbita podría sufrir un shock.

¿Cómo evitar un golpe de calor en bebés?

Los bebés no pueden decirnos que tienen sed, así que debemos ser nosotros quienes les ofrezcamos líquidos, como agua o zumos naturales, con frecuencia. Si ya comen alimentos sólidos, podemos darles varias comidas ligeras a lo largo del día. En verano conviene aumentar la ingesta de frutas y verduras ricas en agua, como la sandía o el pepino, por ejemplo.

Como resulta lógico, no es una buena idea salir a pasear con los más pequeños en las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 17:00 horas, cuando las temperaturas son más altas. Conviene estar en casa con las persianas bajadas y procurando mantener una temperatura interior que no exceda de los 25 grados.

En esta época del año conviene evitar las mochilas portabebés porque en los días muy calurosos pueden transmitir calor a los más pequeños.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...