Cómo se elaboran los gráficos de crecimiento o percentiles

Algunas personas se preguntan cómo se elaboran los gráficos de crecimiento o percentiles, los datos que en ellos se reflejan proceden de diversos estudios longitudinales y transversales en los que se han medido valores como el crecimiento, el aumento de peso o el tamaño del perímetro craneal a lo largo de varios años. Los datos recabados se someten a procesos estadísticos que permiten crear los percentiles.

Gráficos de crecimiento

Una herramienta utilizada por los pediatras y los padres son los gráficos de crecimiento o percentiles, con ellos se puede comprobar si el bebé está aumentando de peso de forma correcta, si su crecimiento es normal, superior o inferior a la media de crecimiento establecida, o si el perímetro craneal o medida del contorno de la cabeza en su parte más grande, aumenta de forma correcta.

Los gráficos de crecimiento o percentiles se elaboran a partir de los datos que se obtienen a través de distintos estudios transversales o longitudinales en los que se miden los diferentes valores indicados en un amplio espectro de niños (cuantos más mejor), realizando un seguimiento de la evolución desde que nacen y hasta que llegan al final de la adolescencia. Una vez que se obtienen los datos, se procede a someterlos a distintos procesos estadísticos para hallar los valores mínimos, medios y máximos que darán forma a estas tablas que proporcionan información orientativa sobre el peso, la estatura y el perímetro craneal.

El percentil es una medida de tendencia central que se usa en estadística, una vez que los datos recabados se han ordenado de mayor a menor. Por tanto, cuanto mayor es el percentil, mayor será la medida tomada del niño con respecto a los niños de su misma edad. Por el contrario, si el percentil es menor, también menor será la medida tomada con respecto a la media de los datos obtenidos en la gráfica de crecimiento. Los percentiles son una buena herramienta para poder determinar que el bebé tiene un desarrollo y evolución normal, para ello es necesario que los valores del pequeño se enmarquen entre los mínimos y los máximos de las tablas.

Las variaciones detectadas en los percentiles pueden informar sobre posibles desórdenes genéticos, enfermedades congénitas u otros problemas de salud, de ahí que estas gráficas se utilicen como una herramienta que puede contribuir a desarrollar un diagnóstico. Hay que aclarar que un percentil por sí solo no es un indicador del estado de salud, pero sí es un elemento importante a tener en cuenta a la hora de tener una impresión general de la evolución del bebé. Son muchos los factores que deben tenerse en cuenta antes de considerar que existe un problema, un bebé puede crecer por debajo o por encima del percentil y esto puede estar causado por diferentes factores, la talla de la familia, el tipo de alimentación, etc.

Otro dato interesante es el que arroja la denominada curva de crecimiento, con esta gráfica se puede conocer a qué velocidad aumenta de peso y estatura a lo largo de los años. Como ya sabemos, en determinadas temporadas, el aumento de peso o el incremento de tamaño parecen ralentizarse, en otras, el crecimiento y aumento de peso son aspectos destacables. La curva tiene una tendencia establecida que va en función de la edad y el cambio de percentil, pero en el caso de que se produzcan variaciones significativas, pueden delatar la existencia de un problema.

Cada niño se desarrolla y crece a su ritmo, las mediciones realizadas en los estudios establecen valores mínimos, medios y máximos. En el caso de los bebés hasta dos años de edad, se realizan mediciones de la estatura, el peso y el perímetro craneal, posteriormente y hasta que los niños llegan al final de su crecimiento, se mide el peso, la talla y el Índice de Masa Corporal (IMC). Además de los nombrados, existen otros percentiles, como por ejemplo la medición de la circunferencia del brazo, técnica que se utiliza para evaluar el estado nutricional de los niños de países en vías de desarrollo. Los resultados de la medida determinan las reservas proteicas y energéticas del niño.

Sobra decir que es muy importante realizar los controles pediátricos para conocer la evolución de los niños, así como otras pruebas que realizan los pediatras para garantizar el correcto desarrollo y el buen estado de salud.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 1
Loading ... Loading ...