¿Cómo prevenir el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una de las enfermedades que más azotan a las mujeres de los países occidentales. Hoy en día no existe todavía nada para prevenirlas, pero se puede detectar rápidamente si se realiza una autoexploración mamaria mensual a partir de los 25 años. Ésta consiste en una fase de inspección y otra de palpación. También a través de la dieta se puede evitar este tipo de tumor.

Cartel de una campaña para la prevención del cáncer de mama

El cáncer de mama es una de las causas más frecuente de mortalidad femenina. Sin embargo, los estudios y los últimos avances científicos permiten, si no prevenirla antes de que ocurran, al menos sí curarla. Aún así, existen diversas pruebas que ayudan a detectar cualquier signo de cáncer mamario. Desde los centros de salud se viene recomendando ciertas prácticas que puedes realizar tú misma para prevenirlo. Éstas se pueden resumir en dos: la inspección y la palpación. La inspección consiste en observar y comparar el aspecto externo de las mamas, fijándose bien en la textura y en el color. No te asustes si el tamaño de ambos pechos no es igual, pues es lo normal. En cuanto a la palpación, existen tres tipos: la palpación de la mama, la palpación de la axila y la palpación de la areola. De esta forma, podrás descubrir cualquier anomalía como nódulos, pliegues, hoyuelos o enrojecimientos. En caso de que algo de esto te ocurra, deberás consultar inmediatamente con tu ginecólogo.

La autoexploración mamaria es necesaria, al menos, una vez al mes desde los 25 años. Ten en cuenta cuáles son los factores de riesgo en el cáncer de mama:

  • Ser mayor de 35 años.
  • Tener antecedentes en la familia.
  • No haber tenido embarazos previos.
  • Haberse quedado embarazada por primera vez después de los 30.
  • Haber tenido la primer regla a edad muy temprana (antes de los 12 años).
  • Haber tenido la menopausia tardía (después de los 52 años).
  • Ser una persona obesa.

En caso de que sospeches que puedas tener un cáncer de mama, lo primero que has de realizar es la autopalpación en sus dos fases, como antes he comentado. Si sientes un dolor punzante en algún pecho, incluso después de la menstruación, si existen cambios de coloración en el aspecto de una mama, si segregas líquido por el pezón de aspecto sanguinolento o si aprecias cualquier anomalía al realizar la autoexploración mensual, no dudes en contactar con tu médico.


El cáncer de mama también se puede tratar a través de la dieta. En los últimos años diversos estudios han demostrado que ciertos alimentos pueden reducir los riesgos de padecer un cáncer de este tipo. La doctora Astrid L. Margossian, cirujano mastóloga del Instituto Médico Halitus, afirma que, debido a que los tumores cancerígenos de las mamas dependen de la cantidad y calidad de estrógenos presentes en el organismo femenino, es recomendable tomar ciertas precauciones. Existen ciertas semillas, como las de soja o lino, que poseen estrógenos débiles –por el contrario de los fuertes que pueden derivar en un tumor–, que el cuerpo humano no produce por sí mismo. Así que, por una parte, introducir en la dieta alimentos de soja o lino es muy beneficioso para prevenir el cáncer de mama. Por otra parte, se aconseja reducir las grasas en la dieta, así se evitan los estrógenos fuertes. Y es que como ya comenté antes, las personas obesas están más predispuestas a sufrir este tipo de enfermedad. En este sentido, los especialistas aconsejan disminuir la glucosa y, por tanto, la insulina (pues supone un aumento de los estrógenos fuertes), aumentar la vitamina D y la fibra, limitar el alcohol, evitar los estrógenos químicos, y hacer ejercicio. En consecuencia, con la dieta también podrás controlar la aparición del cáncer de mama, una de las principales enfermedades que azota a las mujeres de los países occidentales.

Fuente: C.R.E.P. Barcelona

Foto: Arturo de Albornoz en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...