¿Cómo cuidar a un bebé recién nacido? Los mejores consejos

El baño es muy importante

Aunque dar la bienvenida a un recién nacido es algo maravilloso, no hay que olvidar que se trata de una situación nueva, sobre todo si somos padres primerizos. Por lo tanto, es importante poner en práctica una serie de consejos para cuidar a un bebé recién nacido. Él tiene que acostumbrarse al mundo exterior y a su nuevo hogar, y nosotros a sus cuidados.

Lo primero que debemos saber es que nuestro hijo se va a comunicar con nosotros mediante el llanto. Durante los primeros meses de vida es muy probable que el bebé llore entre dos y tres horas al día, aunque, como resulta lógico, no lo hace de forma constante. Por lo general, llora unos 15 minutos antes de cada toma para recordarnos que tiene hambre, aunque también puede llorar porque tiene cólicos, porque hay algún ruido que le molesta, porque necesita cariño…

Durante los primeros meses siempre tenemos que tomar la cabeza del recién nacido al cogerlo en brazos. La razón es que los músculos de su cuello no están lo suficientemente desarrollados para sostener la cabeza por sí solos. La forma correcta de cogerlo es de tal modo que la cabeza quede apoyada sobre uno de nuestros antebrazos, y la espalda en el otro.

Respecto a los cuidados diarios del bebé, podemos hacer uso de un lavado de sal con agua de mar para limpiar los orificios nasales y utilizar una pera para sacarle los mocos. Lo mejor para limpiar sus ojos son gasas húmedas específicas para los más pequeños. Para evitar cualquier posible riesgo de infección, debemos prestar atención a limpiar a diario los pliegues de los muslos y el abdomen.

El cordón umbilical suele desprenderse pasadas dos semanas, y aproximadamente cinco días más tarde cicatriza la herida. Lo más importante es que el cordón umbilical esté siempre fuera del pañal para que se seque antes. Hay que curarlo con alcohol de 70 grados o clorhexidina.

Y, por último, el baño. El mejor momento para hacerlo es a última hora de la tarde porque le ayuda a relajarse y a dormir mejor. Sujetamos al bebé boca arriba y dejamos que el agua corra por su cabeza, con cuidado para que no le entre en los ojos y en el oídos. Las primeras semanas tenemos que lavarle sin jabón. Le secamos con una toalla de algodón y le cepillamos el pelo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...