Agroturismo, una experiencia para toda la familia

La vida urbana ha transformado a nuestros hijos en expertos en multimedia, en video juegos… pero no les ofrece bagaje alguno respecto de la vida rural. El agroturismo promueve un turismo respetuoso con el medio ambiente. Vuestros hijos aprenderán a valorar la naturaleza como fuente de alimentos y materias primas, todo ello a través de actividades y talleres.

Una actividad muy enriquecedora

En el gran espectro de posibilidades que comprende unas vacaciones en familia, el gran olvidado es el agroturismo. Desgraciadamente, cada vez son más los niños que desconocen cosas tan esenciales como la vida en una granja, el abastecimiento directo de los animales o de dónde vienen todos los alimentos que preparamos en casa. La vida urbana ha transformado a nuestros hijos en expertos en multimedia, en video juegos… pero no les ofrece bagaje alguno respecto de la vida rural. Es por ello que como padres podemos (y debemos) echarles una mano en este sentido: descubrir con ellos un modo de vida que cada vez parece más olvidado e insostenible. Seguro que todos lo pasaréis en grande y aprenderéis juntos.

Si os decidís por un viaje alternativo como es el agroturismo, podéis buscar en Internet páginas que ofrecen alojamientos en casas rurales y hoteles con mucho encanto en vuestra comunidad autónoma e incluso en otros países vecinos como Francia, donde este tipo de viajes está muy extendido. Dichos alojamientos se emplazan en las propias granjas o fincas de los campesinos que viven de la tierra. Son ellos los que enseñarán a vuestros hijos lo más esencial de su trabajo. De este modo, el niño disfrutará compartiendo las actividades propias del medio rural, ayudando con los animales y demás tareas. Un intercambio de conocimientos que puede resultar de lo más enriquecedor.

Sin embargo, no todos las experiencias de agroturismo son iguales. Dependiendo de vuestros intereses podéis elegir una excursión agraria, ganadera o artesana. En todo caso, la mayoría de fincas o emplazamientos ofrecen actividades didácticas, de animación o demostración… todo relacionado con los recursos de la zona y los diferentes oficios de explotación. El régimen de hospedaje normalmente comprende la pensión completa y los menús que se te ofrecen son de elaboración casera, utilizando los productos típicos de la zona.

El taller de pan, uno de los preferidos de los más pequeños

Estos centros suelen promover un turismo respetuoso con el medio ambiente. Al mismo tiempo que vuestros hijos aprenden a valorar la naturaleza como fuente de alimentos y materias primas, muchas fincas proponen diferentes actividades especialmente pensadas para ellos: taller de mermelada, taller de pan, colaborar en la huerta, obervación de aves, artesanía, excursiones, cultura local… Todo un abanico de posibilidades respetuosas con la naturaleza que no harán sino enriquecer la conciencia y la cultura de toda la familia.

Fuentes: Ecotur.es

Niños con los animales por jlastras en Flickr

El taller de panes por jlastras en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...