5 imprescindibles en el armario del recién nacido

Son tantos diseños de ropa infantil, que es normal que quieras comprarlos todos. No obstante, para sus primeros meses tu hijo no necesitará demasiado. Crecerá tan rápido que no valdrá la pena gastar demasiado. Con estas prendas podría ser suficiente.

Esta ropa será suficiente para tu bebé

Es normal que como madre quieras proporcionarle lo mejor a tu bebé, pero en cuestión de vestuario ciertas condiciones aplican. En sus primeros meses de vida tu hijo «agradecerá» prendas cómodas y suaves. Ni ropa llamativa, ni alta costura. En su lugar opta por piezas que lo abriguen, sean fáciles de colocar y simplifiquen los cambios de pañal. No abarrotes su armario. La mayoría de las piezas las perderá en pocos días.

5 imprescindibles en el armario del recién nacido

Las tiendas de bebés están llenas de accesorios y complementos de vestir de última moda, pero no hay que dejarse llevar. La simpleza y sutileza deben predominar, para poder garantizar la seguridad y comodidad del niño. Acierta en tu compra con estos 5 imprescindibles en el armario del recién nacido: 

  1. Enterizos. Puedes adquirir media o una docena docena. Suelen tener broches tanto en la entrepierna como en la zona alta del frente. Los hay con mangas largas y cortas, y de diferentes telas, pero prefiere siempre los de algodón. Diariamente necesitarás unos dos de ellos, porque se ensuciará con leche, baba o fugas del pañal. Procura contar con dos tallas diferentes.
  2. Pantalones. Junto a los enterizos completarán el look de tu peque durante el verano. Elige aquellos fabricados en algodón. Con dos pares será suficiente.
  3. Gorros. Los bebés pierden calor por su cabeza, por lo que esta prenda es esencial. Puedes adquirir unos cuatro, dos de algodón y otros dos de lana para los días más fríos. Los utilizarán sin importar la hora.
  4. Calcetines. Cuenta con unos cinco pares, pero cerciórate de que no le aprieten en exceso. Los zapatos son innecesarios los primeros meses, pero puedes optar por escarpines que brindan protección extra y conservan el calor.
  5. Pijamas. Conseguirás modelos que cubran piernas, brazos, cuerpo entero e inclusive sus pies. Hay opciones para que duerma y otras pensadas para los días de paseo. Revisa que la tela sea ligera, pero que abrigue, y que pueda abrirse en la entrepierna. Incluye entre seis y ocho, de variedad de tallas.

¿Qué accesorios puedes incorporar?

Para evitar que se lleven los dedos a la boca o se arañen con sus uñas, un par de manoplas son idóneas. En especial, si está continuamente en el aire acondicionado o es pleno invierno. Los baberos también son útiles, puesto que minimizarán los cambios de ropa. Antes de cada comida coloca uno de ellos.

Las mantas de algodón o lana son muy recomendables. Las usarás en su cuna, coche y hasta dentro del auto. Un par de toallas con capucha tampoco pueden faltar.

Consejos para vestir al bebé

Adecúa la ropa del niño a la estación del año. Para el verano selecciona telas ligeras que se mantengan frescas y para el invierno considera tener a mano un saco o abrigo. Complementa poniéndole escarpines o calcetines.  Aunque quieras protegerle, no exageres con el número de capas. Vístelo con la misma cantidad que usas, agregando una fina manta. Usa como base el enterizo y calcetines, para la capa intermedia agrega pantalones y sudadera, y finaliza con una chaqueta, manoplas y un gorrito.

Claves para elegir las prendas más funcionales

Cuando vayas de compras piensa en que cambiarás a tu peque cada tres horas todos los días. Debido a que hará pis y deposiciones con regularidad, las piezas deben ser fáciles de quitar o abrir para el cambio de pañal. Hazte con la menor cantidad posible de modelos pequeños. Si tu bebé tiene un buen tamaño al nacer (alrededor de 3 kg) puede que ni llegue a utilizarlas.

Es recomendable que la ropa quede ligeramente grande, para que no sientas que está “embutido”. Cerciórate de que las prendas no tengan etiquetas que irritan su piel o hilos sueltos. Descarta el uso de cierres porque propician pinchazos, en especial cuando tienes prisa. ¿Tiene botones? Asegúrate de que estén bien fijados, para que no terminen en la boca de tu hijo.

Antes de estrenar su ropita lávala cuidadosamente. Será muy útil para prevenir irritaciones o salpullidos. Puedes lavarla a mano con productos suaves, sin aroma y prescindiendo del suavizante. Otra opción es hacerlo con agua fría y un jabón neutro. Nada de lejías ni quitamanchas. Si usas la lavadora, asegúrate que enjuague dos veces para sacar por completo el detergente. Plancha y dobla en lugar seco y limpio. Para mayor información lee cómo lavar la ropa del bebé. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...