¿Sobornar a los niños para que coman verduras funciona?

Un miembro del Foro Nacional de Obesidad del Reino Unido considera que sobornar con dinero a los niños para que coman verdura es una buena estrategia, por un lado se consigue que coman este tipo de alimentos, y por otro, se les enseña a ser responsables, a valorar el dinero y la necesidad de guardarlo.

Dinero a cambio de comer verdura

Según un miembro del Foro Nacional de Obesidad del Reino Unido (National Obesity Forum), organización sin ánimo de lucro de carácter independiente que trabaja para frenar la obesidad, sobornar a los niños para que coman verduras funciona, y se refieren a pagar a los niños dinero que será ingresado en una cuenta bancaria.

Tam Fry llega a decir que esta podría ser una solución eficaz para hacer frente a la crisis de obesidad infantil, argumenta que las verduras tienen un “sabor amargo” para los niños, pero deben entender desde una edad temprana que no todo es dulce en la vida. De este tema, en una línea similar, se ha hablado en otras ocasiones, hace un par de años conocíamos un estudio en el que se concluía que hasta el 43% de los padres recurren al soborno de las chucherías para conseguir que sus hijos se los coma todo y evitar las estresantes batallas diarias en las comidas.

El activista de esta organización asegura que cualquier incentivo de valor ofrecido a los niños a cambio de que coman verduras es una buena idea, siendo el dinero un buen recurso. Pero seguramente muchas personas considerarán que esta no es una buena táctica, ¿qué es lo que se enseña a los niños?, ¿en qué se convertirán el día de mañana si en todo lo que deban hacer debe estar por medio el dinero? En nuestra opinión es un mal consejo, abogamos por un modelo familiar en el que se dé ejemplo a los niños desde que son bien pequeños.

Los padres deben seguir una dieta sana y equilibrada, evitar los snacks, la comida rápida y cualquier producto poco saludable. Merece la pena retomar la lectura de este post en el que muestran un ejemplo de cómo puede empezar la obesidad en los niños. En algunas ocasiones son los padres los culpables, los niños no quieren comer y a fin de evitar los berrinches y la lucha diaria por que coman, los padres les dan comida poco saludable, prevalece la tranquilidad y el evitar enfrentamientos, sobre el compromiso y el sacrificio para alimentar a los niños.

Según el activista, con esta actitud se les enseña a comprender el valor del dinero y la necesidad de guardarlo, también es un modo de introducir otro aspecto importante en el desarrollo, como es el de la responsabilidad. No podemos estar de acuerdo, se prioriza el valor del dinero por encima de otros valores. Según leemos aquí, Tam Fry comenta que si los niños comen verduras con este incentivo, sabrán que podrán ahorrar lo suficiente para comprarse un regalo, apuesta por esta estrategia en vez de ofrecer a los niños comida basura, en ambos casos son estrategias que no consideramos aceptables, ¿y vosotros?

Parece que se trate de una medida desesperada para intentar poner freno a la obesidad, hay que obligar a la industria alimentaria a reformular sus productos para que sean saludables, introducir la asignatura de nutrición, subvencionar los alimentos saludables para que sean más económicos que los alimentos poco saludables, educar a los padres sobre las estrategias a seguir para lograr que poco a poco los niños acepten de buen grado la comida de verdad, algo que implica compromiso, perseverancia y asumir que hay que sufrir esas supuestas batallas por el bien de los más pequeños.

Foto | Indi Samarajiva

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...