¿Qué es la lactancia mixta?

La lactancia mixta es un método que mezcla la leche materna con la leche de fórmula, sin tener que renunciar a las dos. Para hacerse correctamente, se debe elegir un buen biberón y una buena tetina, además de estimular siempre la producción de leche materna

Lactancia mixta

Lo más habitual dentro de la maternidad es escoger entre dos fórmulas. La primera es la clásica leche materna de forma exclusiva, mientras que otras personas optan por la llamada leche de fórmula. Ambas tienen sus ventajas y sus inconvenientes, siendo una decisión totalmente personal de la madre.

Eso sí, lo que mucha gente no sabe es que hay otra opción menos conocida. Se trata de la lactancia mixta, una combinación entre la leche materna y la leche de fórmula. ¿Quieres saber más sobre ella? Pues no te pierdas la siguiente explicación.

Todo sobre la lactancia mixta

La lactancia mixta es una mezcla de los dos sistemas, alternando biberón y pecho. Eso sí, no es tan sencilla como suena, así que toca explicar un poco más a fondo algunos aspectos.

Cómo realizar lactancia mixta

La lactancia mixta se puede hacer de dos formas distintas:

  • Alternar biberón y pecho: consiste en dar una toma de biberón, para pasar al pecho en la siguiente toma. Se trata de hacer una de cada, alternando una y otra.
  • Toma mixta: otra opción para hacer lactancia mixta es dar ambas opciones en la misma toma. Se empieza ofreciendo el pecho, cambiando al biberón a los 20 minutos aproximadamente. La mayor ventaja es que se seguirá estimulando la producción de leche materna.

Cómo dar el biberón de forma correcta

Uno de los problemas que más se encuentran a la hora de seguir la lactancia mixta o la lactancia con biberón es que el bebé podría rechazarlo. Para hacerlo de forma correcta, hay que colocar el biberón en una postura vertical, simulando que le das el pecho.

Eso sí, el biberón no debe estar demasiado inclinado, sino casi en horizontal. Gracias a eso, se consigue reducir la velocidad del flujo de leche, haciendo que sea muy similar a la del pecho.

De la misma forma que ocurre con la leche materna, es el bebé el que marca cuando quiere y cuando no quiere comer. Será el bebé el que nos indique que no quiere seguir bebiendo y debemos respetarlo, ya que significa que se ha saciado y que no necesita más alimento.

Finalmente, mantén siempre el contacto piel con piel, tanto si le das el pecho, como el biberón. Deberías seguir siempre el mismo contacto visual y caricias, creando el mismo vínculo con el biberón y el pecho, reduciendo así las posibilidades de rechazo.

¿Se puede dar lactancia mixta a recién nacidos?

Según la Organización Mundial de la Salud, se aconseja dar leche materna por lo menos en los primeros 6 meses de vida. Eso sí, esto no siempre es posible, así que la lactancia mixta también es una opción válida. De hecho, se puede empezar desde el mismo nacimiento del bebé.

Lo único que hay que hacer es seguir los siguientes consejos para el desarrollo óptimo del bebé:

  • No bajes tu producción de leche materna: si pasas demasiado tiempo sin dar el pecho, la producción de leche materna podría detenerse. Para la lactancia mixta es importante que no se detenga, razón por la cual se utilizan los dos métodos anteriormente descritos, especialmente el que da el pecho y el biberón en una misma toma.
  • Utiliza una tetina correcta: al tomar el pecho, el bebé también está desarrollando los músculos de su boca. Por este motivo, hay que elegir bien la tetina del biberón, siendo una que ayude a trabajar de la misma manera que trabajaría dando el pecho.
  • Usa tu propia leche materna en biberón: si sientes molestias al dar el pecho, pero quieres dar leche materna, siempre tienes la alternativa de extraer tu propia leche y almacenarla en biberones. Recuerda almacenarla en bolsas especializadas y utilizar un extractor que sea eficaz.

La lactancia mixta y la crisis de los 3 meses

Debido al fin de la baja por maternidad, muchas mujeres tienen que volver a trabajar a los 3-4 meses de haber sido madres. El problema con esto es que se suele abusar de la leche de fórmula, haciendo que el bebé acabe rechazando el pecho. 

Para evitar esta crisis de los 3 meses, hay que recordar los consejos para dar el biberón que hemos visto antes, algo que ayudará con su saciedad. Además, es importante ofrecer primero el pecho y dejar sólo la leche de fórmula en casos de necesidad. Recuerda también escoger un buen biberón y una buena tetina.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...