Ácido fólico y embarazo: lo que siempre has querido saber

Si te preocupa tu salud y la de tu futuro hijo, no te pierdas toda la información sobre el ácido fólico en el embarazo.

Para tener un embarazo sano, el ácido fólico es una de las vitaminas más importantes. Forma parte del grupo de las vitaminas B, las cuales tienen una función esencial en el adecuado funcionamiento del metabolismo. Durante la etapa de gestación, el ácido fólico es clave para evitar defectos del tubo neural, esto es, problemas que puedan surgir en la médula espinal o en el cerebro del feto.

Algo muy importante a tener en cuenta es que, en la gran mayoría de casos, los defectos del tubo neural se suelen originar durante las primeras cuatro semanas de embarazo. ¿Qué quiere decir esto? Que las alteraciones neuronales se pueden producir incluso antes de que la mujer sepa que está esperando un bebé. Por este motivo, si se trata de un embarazo planificado, los médicos recomiendan empezar a tomar ácido fólico antes de la concepción.

¿Para qué sirve el ácido fólico?

Cumple funciones muy importantes en el organismo, siendo las más importantes las siguientes: favorece el crecimiento de las células y de los tejidos, crea nuevas proteínas junto con las vitaminas B12 y C, contribuye a la formación de glóbulos rojos, tiene un papel esencial en la formación del ADN y previene la hipertensión.

¿Qué son los defectos del tubo neural?

Se denominan defectos del tubo neural a las deformaciones congénitas que impiden el correcto desarrollo del cerebro o la médula espinal del feto. Los más frecuentes son los siguientes: encefalocele, espina bífida y anencefalia. Todas estas deformaciones se producen durante las primeras semanas de embarazo.

¿Cuáles son los beneficios de tomar ácido fólico en el embarazo?

Tal y como recomiendan los expertos, las mujeres embarazadas, o que estén tratando de quedarse embarazadas, deben tomar a diario al menos 0,4 miligramos de ácido fólico. Deben hacerlo antes de la concepción y durante los tres primeros meses de gestación.

Las vitaminas del grupo B también son muy importantes para la formación de glóbulos rojos. Además, un consumo adecuado de vitamina B9 contribuye a una correcta función psicológica.

¿Cuándo hay que empezar a tomar ácido fólico?

Según los investigadores, si todas las mujeres en edad fértil consumieran ácido fólico antes, y durante, las primeras semanas de embarazo, se podría prevenir más del 90% de los defectos del tubo neural.

Si se trata de un embarazo planificado, lo ideal es comenzar a tomar la cantidad diaria recomendada de ácido fólico al menos dos meses antes de la concepción.

Además del complemento vitamínico, es indispensable que la mujer embarazada siga una dieta saludable, dando prioridad a los alimentos ricos en ácido fólico como el pan, la pasta, el arroz o los cereales. También debe consumir alimentos con un alto contenido en folato, la forma natural del ácido fólico, la cual se encuentra en las verduras de hojas verdes y legumbres.

El organismo absorbe el 50% del folato presente en los alimentos. Mientras, puede absorber hasta el 85% del ácido fólico de los alimentos y el 100% del ácido fólico de los suplementos vitamínicos.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

A pesar de los numerosos estudios que se han llevado a cabo, no existe una causa concreta por la que se producen los defectos del tubo neural. Sin embargo, sí existen una serie de factores de riesgo en las mujeres que conviene conocer de antemano: defectos del tubo neural en un embarazo anterior, diabetes antes de la gestación, epilepsia, síndrome de malabsorción u obesidad.

¿Cuáles son los síntomas de niveles bajos de ácido fólico?

Hay que prestar mucha atención a los signos que indican que los niveles de ácido fólico en el organismo son bajos: dolor corporal, palidez, problemas digestivos, hinchazón de la lengua, llagas en la boca, pérdida del gusto, irritabilidad, fatiga y úlceras en las piernas.

Aunque no se conoce con exactitud cómo el ácido fólico previene los defectos del tubo neural durante las primeras semanas de embarazo, la gran mayoría de investigaciones sugieren que podría deberse a que corrige las deficiencias nutricionales. Además, los suplementos vitamínicos ayudan a las mujeres embarazadas a que su organismo aproveche mejor el folato de los alimentos.

Por lo tanto, se trata de un nutriente muy importante, que protege al bebé desde la concepción contra defectos de nacimiento en el cerebro y en la columna vertebral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...