Una madre da a luz a un bebé con una enfermedad terminal para poder donar sus órganos

Una madre supo que el bebé que esperaba tenía una enfermedad terminal y decidió seguir adelante con el embarazo con el objetivo de donar sus órganos y así dar una segunda oportunidad a otros bebés que necesitaban un trasplante.

Rylei Arcadia

Saber que el bebé que se espera tiene una enfermedad terminal y que vivirá apenas unos días tras el nacimiento es triste y angustioso, por más que lo intentemos, nunca podremos imaginar lo que la madre puede sentir. ¿Qué harías tú si ese fuera tu caso?, hacemos esta pregunta porque hemos conocido una historia que es toda una lección de solidaridad y que ha permitido que la corta vida de este pequeño no sea en vano.

Una de las protagonistas de esta historia es una madre que ha dado a luz a un bebé con una enfermedad terminal con el fin de poder donar sus órganos y ofrecer la posibilidad de vivir o de tener una mejor calidad de vida a otros bebés. Krysta Davis (la madre) recibió a las 18 semanas de gestación la noticia de que su futuro bebé sufría anencefalia, una malformación congénita cerebral que se caracteriza por la ausencia parcial o total del cerebro, el cráneo y el cuero cabelludo, que se produce al no haberse cerrado la cabeza del tubo neural (estructura que da lugar al sistema nervioso central en el feto).

Los médicos dijeron a la madre que no tenía solución y que irremediablemente el bebé moriría a los pocos días de nacer, pero a diferencia de lo que harían otras mujeres, Krysta Davis y su marido, decidieron no abortar y seguir adelante con el embarazo porque pensaron que podrían donar los órganos de su bebé y salvar a otros bebés. La madre comenta que durante el embarazo actuaron como cualquier otra pareja que espera un bebé, procuraron ser felices por la pequeña y disfrutar del embarazo, ya que no tenía sentido una actitud contraria, el poco tiempo que pasaran con su bebé mientras estaba en el útero debía ser como el de cualquier otra pareja.

La madre explica que se emocionó al sentir sus pataditas, ya que no sabía si debido a la enfermedad se movería, pero se movía cada vez más a medida que avanzaba el embarazo. Krysta Davis comenta que todo el tiempo de embarazo la enamoró, pero obviamente, esto no era nada comparado con poder ver y abrazar a su bebé, de hecho, no vio nada mal cuando nació.

Rylei Arcadia es el nombre de la pequeña recién nacida que vivió durante una semana, como decíamos, su vida fue corta, pero no en vano, ya que los padres donaron los órganos a una fundación dedicada a la investigación que necesitaba los órganos, dando una segunda oportunidad a dos bebés que necesitaban un trasplante de pulmones y corazón. Parece ser que en el año 2017, la madre estaba embarazada, pero tuvo un aborto debido a que sufría síndrome de ovario poliquístico, esperemos que si lo intentan una tercera vez, la vida les sonría y tengan un bebé sano y puedan disfrutar plenamente de la condición de ser padres.

A través de este artículo de la publicación digital The Sun, podréis conocer toda la historia, todo lo que los padres vivieron y experimentaron durante el embarazo, lo que hicieron durante esa semana de vida de su pequeña Rylei Arcadia, etc.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...