Un niño de 8 años esposado en una escuela

En Estados Unidos parece que no están familiarizados con problemas como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, no dudan en esposar a un niño de 8 años con TDAH en la escuela para intentar corregir su comportamiento.

Sobre estas líneas podéis ver a un niño de 8 años esposado en una escuela de la localidad de Summer (Kentucky, Estados Unidos), al parecer fue inmovilizado con las esposas por el ayudante del sheriff de esta localidad por su mal comportamiento. Hay que tener en cuenta que el pequeño sufre un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), pero en cualquier caso, no existe justificación para llevar a cabo una acción de este tipo con niños pequeños.

Parece ser que no es la primera vez que ocurre algo así, otra niña de 9 años de edad también ha sido esposada en dos ocasiones y también sufre TDAH, a los dos pequeños se les esposó a la altura de los bíceps ya que sus muñecas eran tan pequeñas, que las esposas no se podían utilizar de forma convencional. El pequeño del vídeo llora desconsolado y grita de dolor mientras tiene que soportar la reprimenda del ayudante del sheriff, ambos niños habían sido castigados de este modo por conductas asociadas al trastorno que sufren.

Como se puede deducir, el vídeo se ha difundido por la red a una velocidad de vértigo, es una situación inadmisible y no tiene justificación alguna. Según explica ACLU (American Civil Liberties Union), organización que desde hace casi 100 años trabaja para defender y preservar los derechos individuales y las libertades que están garantizadas por la Constitución y las leyes de Estados Unidos, el número de niños con discapacidad u otros problemas como el TDAH se cifra en un 12% de los estudiantes de las escuelas públicas, de ellos el 75% son sometidos a unas prácticas inadmisibles, los niños son sujetados por los adultos en los colegios con el propósito de corregir el comportamiento.

Este tipo de prácticas disciplinarias no hacen más que alimentar el efecto “tubería”, es decir, los niños acaban siendo canalizados de las escuelas públicas a los centros penitenciarios cuando crecen. Se denuncia que en vez de recibir una atención y educación especial, sufren este tipo de reprimendas con el objetivo de corregir el comportamiento, algo que no sirve de nada, lo único que hace es avivar otros sentimientos como la frustración, el odio, el mal comportamiento, etc.

Niños con TDAH

Pero hay más, en muchas ocasiones estos niños con problemas del comportamiento terminan siendo castigados y expulsados de la escuela, lo que muestra lo mal que funciona el sistema de educación del país. También se denuncia que los niños que sufren este tipo de vejaciones son los estudiantes de color y los que padecen trastornos o discapacidades, lo que agrava la situación, ya que se muestra una actitud discriminatoria. Como ejemplo se puede citar al niño esposado de origen latino, o a la niña esposada de origen afroamericano.

Por supuesto, el hecho ha sido denunciado presentándose una demanda por ACLU contra la oficina del sheriff del condado de Kenton. Esposar a unos niños no es una conducta adecuada, es traumatizante e ilegal, a esto hay que añadir el agravante de que padecen TDAH. Desde la oficina del sheriff se justifica la acción indicando que el niño estaba poniendo en peligro la integridad física del resto de compañeros además de la suya propia, pero no explican qué comportamiento podía provocar tal riesgo.

Aunque no se menciona en este artículo de ACLU, la escuela tiene tanta culpa como las fuerzas de seguridad al permitir este tipo de reprimendas, por lo que quizá también se tendría que haber iniciado un procedimiento contra la escuela. En definitiva, es un ejemplo más que demuestra que el sistema educativo estadounidense no funciona y no es recomendable para los niños que sufren TDAH.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...