¿Se terminará generalizando prohibir la entrada a niños pequeños a los restaurantes de alta cocina?

Un restaurante de alta cocina de Estados Unidos ha decidido prohibir la entrada de los niños pequeños, a pesar de que se trata de una polémica medida, los responsables del establecimiento están encantados, el número de reservas se ha incrementado significativamente y los clientes ya no tienen que soportar el mal comportamiento de los niños. ¿Se terminará generalizando la medida?

Ir a un restaurante con niños

En Estados Unidos, y concretamente en Carolina del Norte, el Restaurante Caruso, establecimiento de alto standing que cuenta con una calificación de 4.5 estrellas en Yelp, decidió prohibir la entrada a niños pequeños, menores de cinco años. La razón principal es el alboroto que realizan, llantos, gritos, volumen elevado del tablet o el smartphone, dispositivos con los que los padres intentan entretener a los niños, etc.

Los responsables del restaurante estaban hartos de la situación y tomaron esa medida, curiosamente, desde la prohibición las reservas se han disparado hasta el punto de que casi se han duplicado. Muchos clientes se sienten complacidos con la medida, ya que consideran que se trata de un establecimiento que ofrece experiencias gastronómicas únicas y no quieren que nada se las estropee. Podemos pensar que es una medida injusta, ya que no todos los niños pequeños se comportan incorrectamente, pero parece ser que sí una gran mayoría.

El gerente de este restaurante considera que no sólo algunos niños se portan mal, también sus padres, ya que estos consideran que el resto de comensales deben soportar la actividad de los niños, porque precisamente son niños y están aprendiendo (todos hemos sido niños). Pero existen muchos restaurantes con una calificación normal, donde se acepta y soporta la actividad infantil, es a esos establecimientos donde deberían acudir las familias, y si se quiere disfrutar de una experiencia gastronómica, a los niños hay que dejarles en casa al cuidado de la niñera o familiares.

La prohibición de la entrada de niños pequeños al restaurante se puso en marcha en el mes de enero y como suele ocurrir en estos casos, se ha generado una discusión por quienes están a favor y en contra, pero esto es algo que no le preocupa a la dirección del establecimiento, ya que como hemos comentado, han incrementado notablemente las reservas de comensales deseosos de disfrutar de una magnífica comida sin que nada trunque ese momento.

Parece ser que son muchos los restaurantes que desearían poner en marcha este tipo de medidas, pero sólo unos pocos se atreven a ello, los niños molestan a este sector, el de la alta gastronomía. Poco a poco este tipo de prohibiciones se están instaurando, en los últimos años, restaurantes de diferentes países han introducido una prohibición o una serie de normas que se deben cumplir, en caso contrario la familia deberá abandonar el establecimiento.

Quienes imponen la prohibición comentan que muchos padres creen que están pagando por servicios que realmente no ofrecen los restaurantes, no es una guardería, los comensales ni el servicio deben soportar los malos comportamientos, no deben asumir el descanso de los padres en la crianza de los niños y cuidarles, entretenerles, etc. Si buscamos en la red, encontramos muchos argumentos que pretenden justificar la prohibición, evidentemente también encontramos argumentos de todo tipo en contra.

Pero al final, son los restaurantes quienes dictan las normas y ante eso poco se puede hacer, boicotear la entrada sirve de poco, ya que como vemos, la prohibición impuesta por el Restaurante Caruso le ha traído más beneficios que complicaciones. Lo malo de este resultado es que quizá en un futuro, se termine generalizando prohibir la entrada de los niños pequeños a los restaurantes de alto standing.

Quizá la solución pasa por habilitar dos tipos de comedor, con ello se incrementarían mucho más las reservas y se contentaría a todas las familias, pero supondría una inversión que la mayoría de establecimientos no estarían dispuestos a asumir. En este artículo de The Washington Post podemos leer que Sara Dolan, directora de relaciones públicas de la Asociación Nacional de Restaurantes, considera que la prohibición no es una tendencia (quizá ahora), por otro lado, hay más de un millón de restaurantes en Estados Unidos y la mayoría reciben con agrado a toda la familia en su local, es como decir que se ha de aceptar la prohibición y optar por comer en estos establecimientos.

¿Qué opináis sobre el tema?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...