Sanciones económicas a los padres que se retrasen al recoger a sus hijos en la escuela

En el Reino Unido a los responsables de un colegio se les ha ocurrido imponer una norma que no ha agradado en absoluto a los padres de los niños de preescolar. Se advierte a los padres que se procederá a sancionarles económicamente con una libra por cada minuto que se retrasen en recoger a sus hijos de la escuela.

No retrasarse a la hora de recoger a los niños en el colegio

Oasis Academy Limeside es una escuela del Reino Unido para niños de tres a once años que acaba de tomar una decisión bastante polémica, pretende imponer sanciones económicas de una libra (1’1 euros) por cada minuto que los padres se retrasen al recoger a sus hijos de la escuela. La medida se ha impuesto a los padres de los niños de preescolar, los responsables de la escuela alegan que el retraso que los padres les causan, hace que tengan menos tiempo de preparar la clase de la tarde.

A esto hay que añadir que desde el centro advierten que si el comportamiento es reiterativo, se podría expulsar a los niños del centro. Evidentemente, los padres no dan crédito al anuncio realizado y han criticado la medida, e incluso se plantean la legalidad de la misma, lo que deja entrever que quizá inicien acciones legales contra esta escuela en el caso de que no se deponga la decisión.

Para la escuela es muy importante que los niños sean recogidos a su hora, ya que entre ambas sesiones escolares sólo tienen media hora de tiempo que emplean para comer y preparar la próxima clase. Los maestros deberían plantearse realizar una reclamación al centro, ya que media hora no es suficiente para las acciones comentadas, es un problema creado por el horario de la escuela que en su agonía de querer facturar más, resta tiempo a padres y profesores.

Para algunos padres es complicado llegar a tiempo al colegio, con los niños de educación preescolar tiene que haber una tolerancia, algo que se puede apreciar en los colegios de nuestro país. En este caso, debe ser el centro el que cambie su política ampliando el tiempo entre una clase y otra, tanto por el bien de los padres, como por el de los alumnos y los profesores.

El colegio está situado en un área donde las familias tienen recursos económicos limitados y donde muchas madres solteras tratan de conciliar en la medida de lo posible la actividad laboral y familiar. Sin embargo, parece que al colegio poco le importan estas cuestiones, pero el hecho de que la situación haya trascendido a los medios de comunicación podría hacer cambiar esta actitud considerada por algunos vergonzosa, poco coherente y ridícula.

El centro mandó una carta a los padres a principios de semana con el propósito de transmitirles la seriedad del asunto e invitándoles, además, a contactar con el centro si tienen alguna preocupación sobre este u otros temas relacionados con el funcionamiento del colegio. No imaginamos que pudiera ocurrir esto en un colegio español. ¿Qué les parecería a los padres que les quisieran multar con un euro por cada minuto de retraso en la recogida de los niños?

Podéis conocer todos los detalles de la noticia a través de este artículo publicado en el periódico digital The Guardian.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...