Robots para controlar la salud de los niños en las escuelas chinas

En china se ha puesto en marcha una curiosa iniciativa que busca controlar la salud de los niños en las escuelas de un modo rápido, se han instalado unos robots que se encargan de determinar, en apenas tres segundos, si un niño puede tener algún problema de salud a partir de determinados síntomas.

Controlar la salud en China utilizando robots

China es uno de los países que más utiliza las nuevas tecnologías de vigilancia con asistencia técnica mediante reconocimiento facial, por ello, no es extraño que conozcamos iniciativas como la de utilizar robots para controlar la salud de los niños en las escuelas chinas. En el vídeo podréis ver cómo funciona este sistema que, de momento, ya se ha instalado en más de 2.000 escuelas del país.

Los niños de educación primaria se acercan al robot Walklake todas las mañanas, como si se tratase de pasar lista, ponen su cara frente a la cara del robot (pantalla), también sus manos y muestran su garganta, el robot cuenta con sensores, cámaras y un termómetro de infrarrojos, herramientas con las que busca cualquier signo que delate una enfermedad. Detectará enrojecimiento o anginas en la garganta, signos que pueden estar asociados al dolor, si el pequeño tiene fiebre, si sufre conjuntivitis, la enfermedad boca, mano, pie, etc.

En tres segundos se realiza el diagnóstico el sistema indica si aparentemente el niño tiene o no tiene problemas de salud, es un sistema de revisión mucho más rápido que el que pueda realizar un pediatra. Esta iniciativa parte de la recomendación del gobierno chino de que en todos los centros escolares de primaria, lleven a cabo revisiones diarias de la salud de los niños, claro, que se trata de un proceso que requiere bastante tiempo si lo llevan a cabo los médicos, de ahí que la apuesta por el robot Walklake se presente como la mejor alternativa.

Tras finalizar la revisión que realiza el robot, se emite un informe que es enviado al director del centro, es de suponer que sólo se destacarán aquellos en los que se ha podido detectar algún problema de salud. En ese caso, el director informará a los profesores y el personal sanitario que se encargará de realizar un análisis más exhaustivo para verificar que existe algún tipo de dolencia. Finalmente, se decidirá si el niño puede seguir en el centro porque la enfermedad no es contagiosa y no supone una complicación, o se enviará a su casa avisando previamente a los padres para que lo recojan.

Es de suponer que los robots habrán sido sometidos a las pruebas oportunas para demostrar su efectividad y porcentaje de acierto antes de instalarlos en las escuelas, por otro lado, existen muchas enfermedades que no se asocian a los síntomas que pueden detectar estos sistemas tecnológicos, por lo que se puede decir su alcance es limitado, pero como primer filtro, no es una mala idea.

Parece ser que ya hay personas que piensan que sería interesante instalar este tipo de robots en aquellos lugares donde existe carencia de personal sanitario, también se apunta que podrían proporcionar otro tipo de información, como la valoración de si existe una tendencia creciente en un tipo de enfermedad o si solamente se trata de casos aislados, algo que podría ayudar a reducir la propagación de algunas enfermedades. Como comentan aquí, quedan otros datos por resolver, como la cuestión de la seguridad, quizá los datos que almacena el robot puedan ser pirateados y se usen para otro tipo de aplicaciones.

En fin, a medida que pasan los años los robots tienen más presencia en nuestra sociedad y realizan todo tipo de funciones, hay robots que ayudan a los niños a aprender y escribir, que enseñan idiomas, etc.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...