Riesgos de los castillos hinchables

Los castillos hinchables son una de las atracciones que encantan a los niños, aunque sean blanditos y dé la sensación de que son seguros, también encierran riesgos. En este tipo de atracciones es frecuente sufrir golpes, hematomas, fracturas, esguinces… todo tipo de lesiones causadas por una gestión ineficiente de la atracción.

Atracciones infantiles

Los castillos hinchables son una de las atracciones que llaman la atención de los niños, y especialmente en verano, podemos encontrar castillos que se colocan en tierra o en agua, de todo tipo y tamaño, y están presentes en parques infantiles, parques de atracciones, fiestas privadas, etc., pero en todos los casos tienen los mismos strong>riesgos. Este tipo de atracciones debe contar con personal que supervise la actividad de los niños y eviten la aglomeración, ya que los accidentes se producen precisamente por esta razón, los golpes entre niños de distinta edad y las caídas son algo habitual si no hay un monitor que se encargue de controlar el comportamiento de los niños.

Otro accidente menos habitual, pero que se produce de vez en cuando, es el desplazamiento del castillo hinchable o su elevación debido a las ráfagas de viento, seguramente habréis visto en los medios de comunicación que se hacían eco de este tipo de accidentes. El viento es parte responsable, ya que si el castillo está perfectamente anclado al suelo, es más complicado que esta situación se produzca.

La proliferación de este tipo de atracciones ha provocado que en los últimos años se haya elevado el número de niños que han tenido que ser atendidos en los servicios de urgencia por haber sufrido un accidente. Como decíamos, los accidentes más frecuentes son las caídas y golpes, siendo los esguinces y las fracturas las lesiones más frecuentes en menores de 5 años. Le siguen los hematomas, las contusiones e incluso quemaduras que han sido provocadas por la fricción de la piel con la lona del castillo, algo habitual en verano debido a la poca ropa que se lleva por el calor.

Como que se llevan pantalones cortos y camisetas de manga corta, las zonas más afectadas por los accidentes por fricción son precisamente brazos y piernas, los golpes también afectan sobre todo a las extremidades, le siguen el cuello y la cabeza. En este caso los traumatismos craneoencefálicos no son tan frecuentes, sin embargo, son más graves.

En el caso de montar un castillo hinchable privado, es muy importante seguir al pie de la letra las indicaciones que proporciona el fabricante, también es interesante consultar las propuestas y reglamentación que ofrecen diferentes organismos sobre este tipo de atracciones. A continuación os transcribimos de forma resumida la información que hemos leído aquí, una interesante lectura para reducir al mínimo el riesgo de lesión en los niños:

Sobre el montaje del casillo hinchable

-Solo el personal entrenado/preparado podrá montar y desmontar el castillo.

-Se usarán cuerdas de amarre lo suficientemente resistentes, así como anclajes adecuados que impidan que las cuerdas se deslicen y suelten. Se establecerán, al menos, 6 puntos de anclaje.

-Se debe colocar sobre una superficie plana, retirando rocas, palos o posibles elementos que sobresalgan, como aspersores de agua.
-El perímetro de seguridad alrededor del castillo será, al menos, de un metro.

-Se colocará lejos de ramas de árboles y del tendido eléctrico.

-En caso de montarse en un interior hay que asegurarse de que el castillo esté lejos de las paredes y de que el techo quede varios metros por encima de la parte superior del mismo.

-Debe haber una superficie blanda a la entrada/salida del castillo.

Uso correcto del castillo hinchable

-La actividad estará en todo momento supervisada por un adulto responsable que verifique la seguridad de la instalación y la correcta utilización por los niños.

-Se limitará el número de usuarios al estipulado por el fabricante.

-Se realizarán sesiones por grupos de edad y peso.

En más de una ocasión hemos visto un castillo hinchable en las ferias que se montan con motivo de la celebración de las fiestas de un pueblo, y no siempre hemos visto que hubiera una persona que supervisará la seguridad de los niños. Por tanto, si nos encontramos con un castillo hinchable en una feria, es necesario asegurarse de que hay alguien que vela por los niños y evita aglomeraciones, empujones, etc., de lo contrario, es preferible evitar la atracción para no tener que lamentar un accidente.

Foto | Premsa Ajuntament de Torrent

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...