Los bebés pierden horas de sueño si duermen en la habitación de sus padres

Según los resultados de un estudio estadounidense, los bebés que duermen en la misma habitación que los padres a partir de los seis meses de edad, pierden horas de sueño, concretamente una media de 40 minutos diarios. Por ello, se recomienda que a partir de los seis meses, los bebés duerman en su propia habitación.

Sueño del bebé

Hoy conocemos un estudio en el que se concluye que los bebés pierden horas de sueño si duermen en la habitación de sus padres, se calcula que a partir de los seis meses de edad pueden perder más de 40 minutos diarios de sueño nocturno. Hasta la fecha, se consideraba que el bebé que dormía en la habitación de los padres provocaba que éstos perdieran horas de sueño, el estudio demuestra que pasa lo mismo con los bebés.

Esto resulta contraproducente, ya que la pérdida de sueño en los pequeños incrementa el riesgo de que sufran más rabietas y, entre otras cosas, obesidad, recordemos que de la relación entre el sueño y la obesidad ya hemos hablado anteriormente. En esta investigación desarrollada por expertos del Penn State College of Medicine de Estados Unidos, se determina que esto ocurre porque se incrementa el riesgo hasta en cuatro veces de que los bebés terminen durmiendo con sus padres.

En los bebés se incrementa hasta el doble la probabilidad de que pidan lactancia u otro tipo de atención antes de que se puedan volver a dormir. Los expertos comentan que hasta los seis meses de edad es bueno que los bebés duerman con los padres a fin de reducir el riesgo de muerte súbita, pero a partir de esa edad los bebés tienen pequeños periodos de vigilia y el hecho de dormir en la misma habitación que los padres aumenta la probabilidad de que esos periodos de vigilia provoquen la respuesta paterna atendiéndolos, en vez de dejar que se duerman solos.

Esta situación genera un círculo vicioso en el que el bebé se acostumbra a que un padre responda a esos periodos de vigilia, no facilitando que se calme, relaje y duerma solito. Para llegar a estas conclusiones los expertos realizaron un seguimiento a 230 padres y a sus bebés, concluyendo que los bebés tardaban más en irse a dormir, tenían menos sueño nocturno y los tramos de sueño eran más cortos. El promedio de pérdida de sueño se estableció en 40 minutos para los bebés que duermen con sus padres, incrementándose a 45 minutos a mayor edad.

Los investigadores consideran que los padres deben facilitar que los bebés a partir de seis meses duerman en su propia habitación. De todos modos, los resultados de este estudio entran en conflicto con otros estudios en los que se concluye que los niños que comparten habitación con sus padres duermen una cantidad de horas que se considera que están dentro de las pautas recomendadas.

Los responsables del estudio consideran que no se debe enfatizar en el hecho de que padres y bebés duerman en habitaciones separadas, pero sí en intentar ir estableciendo las rutinas que lo permitan de forma gradual. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de la revista científica Pediatrics.

Foto | Tamaki Sono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...