Los adolescentes transgéneros deben usar los vestuarios y baños escolares que coincidan con su identidad de género

Las conclusiones de una investigación estadounidense muestran que sería conveniente que los adolescentes transgénero utilicen los vestuarios y baños escolares que coincidan con su identidad de género y no con su sexo biológico, porque de lo contrario, tienen mayor riesgo de sufrir acoso y agresiones sexuales.

Niños transgénero

Según los resultados de un estudio publicado en la revista médica y científica Pediatrics, los adolescentes transgénero deben usar los vestuarios y baños escolares que coincidan con su identidad de género, en vez de con su sexo, ya que de este modo se reduce el riesgo de que puedan ser agredidos sexualmente. En el estudio participaron 3.573 adolescentes transgénero y con identidad sexual que concidía con su género, de distintas escuelas de secundaria estadounidenses. Según los resultados de la encuesta del estudio, uno de cada cuatro adolescentes informó de haber sido agredido sexualmente en los últimos 12 meses.

Si en los colegios se requería que los estudiantes utilizasen el baño y vestuarios asociados al sexo biológico, el riesgo de sufrir una agresión sexual se incrementaba notablemente. Los adolescentes que se identifican como hombres pero en su partida de nacimiento constan como mujeres, tenían un 26% más posibilidades de sufrir una agresión sexual que los que se identificaban como hombres y tenían en su partida de nacimiento la condición de varón.

En el caso de las niñas transgénero, es decir, las que se identifican como mujeres pero que según su partida de nacimiento son varones, tenían más del doble de riesgo de sufrir una agresión sexual al utilizar los baños o los vestuarios. A la vista de los resultados, lo más lógico es dejar que baños y vestuarios sean asignados según se sienta un adolescente y no por su género biológico.

Los expertos comentan que el estudio no determina si las políticas restrictivas de baños y vestuarios provocan agresiones sexuales, sin embargo, parece evidente que es un marcador de riesgo al que se enfrentan los adolescentes en general. Los resultados no hacen más que corroborar que para hacer las escuelas más seguras, es necesario asignar vestuarios y baños acordes a la identidad sexual y no al sexo biológico.

Según la encuesta, la mayoría de los adolescentes transgénero dicen que las escuelas han establecido límites en el uso de sus baños o vestuarios, lo que inevitablemente parece aumentar el riesgo de que puedan sufrir algún tipo de asalto sexual, pero también se considera que se crea un clima hostil para estos jóvenes y puede sufrir otro tipo de abusos.

Sobre los resultados, la edad media de los participantes era de unos 15 años, a nivel general, un 26% de los adolescentes habían sufrido algún tipo de agresión sexual en el último año, pero en aquellas escuelas con políticas restrictivas en baños y vestuarios, esta tasa se incrementaba hasta alcanzar el 35%. Parece que este segmento poblacional tiene más riesgo de sufrir alguna forma de acoso que termina convirtiéndose en una agresión principalmente sexual.

Es necesario crear entornos donde los adolescentes pueda sentirse seguros y eso pasa por no dividir baños y vestuarios según el sexo biológico, sino en base a la identidad sexual. Hay que decir que el estudio no demuestra causalidad para probar la influencia que tienen las políticas escolares sobre el baño y los vestuarios en la agresión sexual, aunque las cifras parecen mostrar que sí.

El estudio ha tenido ciertas limitaciones, por ejemplo, el hecho de no incluir suficientes estudiantes de otras etnias o razas para determinar si podría afectar a un mayor riesgo de acoso o agresión. Por otro lado, han participado pocos adolescentes que se sientan identificados con su sexo biológico, lo que podría alterar los resultados obtenidos si la participación hubiera sido mayor. California es el único estado que requiere que las escuelas permitan a los estudiantes usar instalaciones que coincidan con su identidad de género en lugar de su sexo biológico, sin embargo, el estudio no ha analizado si los adolescentes transgénero de este estado sufren un mayor número de agresiones sexuales tal y como se ha obtenido en las conclusiones.

En definitiva, probablemente se volverá a realizar un nuevo estudio mejor diseñado para poder contar con datos más fiables, pero una cosa esta clara, los adolescentes transgénero que expresan su identidad de género corren el riesgo de sufrir hostigamiento físico y verbal, incluido el abuso sexual, si no se les permite utilizar las instalaciones de la escuela de un modo acorde a su identidad sexual.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Pediatrics.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...