Forzar a la industria para que mejore la alimentación infantil es posible

Hoy conocemos los resultados de una acción puesta en marcha por Foodwatch Francia para obligar a Danone a rectificar la publicidad de uno de sus productos que inducía a error. La organización de consumidores ha logrado que Danone rectifique, lo que muestra que es posible forzar a la industria para que mejore la alimentación infantil.

Danonino

Que la publicidad de los envases alimentarios induce a error es algo constatado, sea en alimentos para adultos o en productos infantiles, y lamentablemente y sin darnos cuenta, muchos consumidores caemos en las artimañas de la industria alimentaria. Algunas organizaciones velan por los intereses de los consumidores y cuando detectan publicidad fraudulenta o que induce a error, se ponen a trabajar para intentar que se rectifique, en ocasiones lo consiguen, demostrando que se puede forzar a la industria para que mejore la alimentación infantil.

Un ejemplo es lo ocurrido con Danonino, un producto infantil de Danone que se anunciaba en Francia como postre y merienda saludable adecuada para los niños. En su envase aparecían dibujos de diferentes frutas y se podía leer “Sin colorantes y sin aromas artificiales”, por lo que al ver el producto se tiene la percepción de que contiene fruta, pero en realidad no tiene nada de fruta, dibujos son claramente una estrategia de marketing para inducir a creer que la fruta está presente en el producto, alimento asociado a la salud.

La organización de consumidores Foodwatch Francia denunció esta situación, según la legislación francesa no se puede utilizar publicidad que induzca a error y esta lo hacía. Foodwatch Francia se puso en contacto con Danone y la empresa contestó que, efectivamente, el producto no contenía fruta, pero que los dibujos tenían la misión de mostrar los sabores que tenía Danonino. Esta explicación no convenció a la organización de consumidores y puso en marcha una campaña con una petición online pidiendo a Danone que modificase la publicidad del envase y que además se mencionase el sabor del producto, ya que en la etiqueta se detallaba que contenía aromas naturales, pero no se especifica de qué.

La iniciativa ha tenido su fruto, Danone ha rectificado adaptando la receta y añadiendo frutas al producto, algo que agradece la organización de consumidores y muchos padres que quieren proporcionar alimentos más saludables a sus hijos. Ahora la publicidad se corresponde con el contenido del producto, ya que contiene un 6% de fruta, aunque Foodwatch comenta que hay que hacer un poco más, ya que Danonino sigue siendo demasiado dulce para los niños, por lo que habría que reformularlo para reducir el contenido en azúcares añadidos.

En este sentido la organización explica que Danonino contiene 12’1 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto, teniendo en cuenta las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), quienes recomiendan que en este tipo de productos no se exceda de 10 gramos de azúcares totales por cada 100 gramos y que de superarse esta cantidad, no puede promoverse como alimento dirigido a los niños, a Danone no le quedará más remedio que reformularlo, ya que se arriesga a una nueva campaña de la organización de consumidores.

En nuestro país las organizaciones de consumidores no parecen ser tan efectivas como las de otros países comunitarios, no basta con las denuncias, es necesario dar a conocer a la opinión pública los engaños, los fraudes, la publicidad que induce a error, poner en marcha campañas que hagan ruido, etc., ya que es el modo de obligar a las empresas a que actúen con honestidad en beneficio de la alimentación de los niños. Podéis conocer todos los detalles de la campaña y de los resultados a través de la página oficial de Foodwatch.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...