Experimento social para crear conciencia sobre los efectos del acoso escolar

Una curiosa iniciativa puesta en marcha por IKEA con motivo del Anti-Bullying Day celebrado el pasado 4 de mayo, pone en relieve las posibles consecuencias de quienes sufren acoso escolar. Se trata de un experimento realizado con plantas, que muestra como el acoso verbal les puede afectar de un modo equiparable al que sufriría una persona.

Acoso escolar

Sobre las consecuencias del bullying o acoso escolar hemos hablado en varias ocasiones, son muchos los estudios que tratan este tema y que han llegado a la conclusión de que el acoso escolar puede causar dificultades para relacionarse, problemas psicológicos como la depresión o la ansiedad, bajo rendimiento escolar, baja autoestima, autolesiones, pensamientos suicidas, etc. Pues bien, hoy conocemos un experimento social para crear conciencia sobre los efectos del acoso escolar, en el que los protagonistas son dos plantas y quienes les profieren comentarios agradables o negativos son los estudiantes del colegio GEMS Wellington Academy de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

El experimento se realizó en base a una pregunta, ¿’Qué pasaría si se acosase a una planta?’ En el colegio se colocaron dos plantas que recibieron los mismos cuidados, tenían el mismo fertilizante, recibían la misma cantidad de luz solar, de agua y estaban colocabas en una misma ubicación. La diferencia entre ambas plantas era el trato que recibían, a una de ellas los estudiantes le proferían palabras de apoyo, amables, cariñosas, etc., la otra planta sufría insultos, palabras de odio, etc.

Cada día los estudiantes hablaban a ambas plantas en los términos descritos, los resultados obtenidos asombran mucho, la planta que recibía comentarios buenos está en perfectas condiciones, lo que se espera de una planta que recibe todo lo que necesita físicamente. La segunda planta aparece con las hojas decaídas, dañadas y marchitas, cualquiera que la viera pensaría que le falta agua, abono y que no recibe la luz solar necesaria. Como ya hemos comentado, ambas contaban con las mismas condiciones, la única diferencia era el trato verbal que recibían.

Se comenta que el experimento se puede extrapolar a los seres humanos, ya que los efectos de sufrir acoso se muestran claramente. Este es el mensaje de IKEA, con el experimento deja claro lo que experimenta un niño que sufre acoso escolar, así como las consecuencias que tiene en su persona, afectándole al desarrollo psicoafectivo y emocional de un modo muy evidente. En el vídeo que podéis ver a continuación, se muestra el desarrolló del experimento.

Durante años se han realizado investigaciones para tratar de analizar el comportamiento de las plantas y su capacidad de sentir, varios han demostrado que las plantas son sensibles a determinados estímulos, pero no a los sentimientos, otros, en cambio apuntan lo contrario. Al margen de los resultados de estas investigaciones, en el experimento realizado parece quedar patente que los sentimientos afectan de algún modo a las plantas, ya que lo único que recibieron diferente fue el modo en el que se les trató verbalmente.

Es un experimento curioso que IKEA quiso poner en marcha con motivo del Anti-Bullying Day celebrado el pasado día 4 de mayo, podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...