Experimento social, ¿ayudarías a un niño perdido?

Hoy conocemos los resultados de un experimento social realizado en Australia, cuya finalidad era saber cuántas personas se interesarían por ayudar a un niño perdido en un centro comercial urbano. Los resultados han sido lamentables, sólo 7 personas de cientos que pasaron por la zona se interesaron por el pequeño.

Niño perdido

¿Qué harías si vieras a un niño que aparentemente está perdido?, ¿le ayudarías?, ¿le ignorarías? Estas son algunas de las preguntas enmarcadas en el experimento social puesto en marcha por Key Assets Australia, organización sin ánimo de lucro que se dedica a proporcionar ayuda y apoyo a los niños con problemas, como los que están en riesgo de exclusión social.

El experimento social ¿Ayudarías a un niño perdido? delata que la sociedad está muy ocupada y pasa por alto situaciones como la que podéis ver en el vídeo, un niño llamado Aiden de tan sólo seis años de edad aparece en medio de un bullicioso centro comercial urbano visiblemente perdido. Durante los 45 minutos que dura el experimento, de todas las personas que pasan cerca del pequeño, sólo 7 adultos (seis mujeres y un hombre) se interesaron por ayudar a Aiden, hay que decir que sus padres estaban cerca, sentados en un banco vigilando al menor.

La madre de Aiden ha manifestado su preocupación y sorpresa por la cantidad de personas que ignoraron la situación del niño, se habla de una sociedad muy ocupada, pero habría que añadir falta de empatía y conciencia. Ya hemos visto anteriormente experimentos similares y en la mayoría de casos los resultados son similares, se puede citar este del año 2014 realizado en Reino Unido, donde sólo una persona de un grupo de más de 600 se interesó por una niña pequeña asustada y perdida.

En Estados Unidos, otro experimento social quería comprobar qué harían las personas que pasean en un parque ante una niña, un niño, un perro y un gato que están perdidos. Los resultados mostraron que la niña sería la primera en ser rescatada, después el perro, a continuación, el gato, y al niño nadie le haría caso. Citamos este estudio porque quizá en el experimento social realizado por Key Assets Australia, deberían haber realizado la misma prueba, pero con una niña, para ver si el género es un problema de fondo.

Las mujeres adultas se acercaron al niño y le preguntaron cómo eran sus padres para ayudarle a encontrarlos, sugirieron llevarlo a la policía para poder encontrar más fácilmente a los padres, etc. El niño contestaba siempre “no gracias” a lo que los adultos le preguntaban si estaba seguro, advirtiéndole que sus padres estarían muy preocupados. Tras enterarse de que todo era un montaje parte de un experimento social, algunos comentaban que si su hijo se perdiera, esperarían que alguien les ayudará como ellos querían hacer con Aiden.

Lo cierto es que es algo lamentable saber que de tantas personas que pasaban por la zona, sólo siete se interesasen por el niño, dice mucho de la sociedad. Claro, que sería interesante realizar el mismo estudio en diferentes países, posiblemente los resultados serían dispares. ¿Cómo actuaría la sociedad española ante un caso como el que habéis visto en el vídeo?

A través de este artículo publicado en Daily Mail podréis conocer más detalles sobre el experimento social.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...