Es recomendable que los niños se quiten el abrigo al sentarse en la silla de coche

Los test de seguridad vial realizados con dummies, muestran que es muy recomendable que los niños se quiten el abrigo al sentarse en la silla de coche, ya que esta prenda puede inutilizar la seguridad que ofrece la silla y los niños salir despedidos con las consecuencias que ello conlleva.

Seguridad infantil en el coche

Los niños deben viajar en la silla de retención infantil cuando viajan en coche y los padres deben asegurarse de que esta silla esté correctamente colocada, que los niños están bien sentados y el cinturón perfectamente anclado. Esto es básico, pero existen otras recomendaciones que también hay que tener en cuenta y que son determinantes para garantizar que los niños cuenten con la mayor seguridad posible y no sufran contratiempos.

Una de las recomendaciones es que los niños se quiten el abrigo al sentarse en la silla de coche, cierto es que con el frío no dan ganas de quitarse el abrigo, además, el coche suele estar frío y hasta que no pasa un ratito no se puede alcanzar una temperatura ambiental satisfactoria. Los trayectos cortos también provocan que los niños no se quiten el abrigo, por ejemplo, si se va al colegio en coche y son pocos minutos de viaje, los padres no suelen quitar la prenda a los niños.

La razón de recomendar que los niños se quiten los abrigos al sentarse en la silla de retención infantil, es que esta prenda altera la tensión y fijación del cinturón de seguridad, que termina no adaptándose correctamente al cuerpo del niño debido al falso volumen generado por el abrigo. Si se produce un frenazo, a pesar de estar colocado el cinturón, el menor podría salir igualmente despedido, deslizándose hacia adelante y liberándose de la sujeción.

El tipo de abrigo también influye en aumentar el riesgo, si se trata de un abrigo relleno de material mullido y de gran volumen, el cinturón se ajusta a la prenda, pero resulta que este material en realidad es más fino de lo que parece, lo que abulta realmente es el aire, por lo que cuando el cinturón se tensa ante un frenazo, el aire se libera dejando suficiente espacio para que la fuerza cinética impulse al niño fuera de la silla.

Esto es algo que se ha constatado en los test de seguridad que se realizan con dummies, un ejemplo lo podéis ver en el vídeo a continuación.

Obviamente, evitar el problema es muy sencillo, si accedemos unos minutos antes de salir al vehículo y encendemos la calefacción, podremos quitar el abrigo al niño sin que tenga que pasar frío. Claro, que es una solución a la que algunos padres no pueden recurrir, por lo que lo mejor es quitar el abrigo al niño y una vez sentado en la silla de coche con el cinturón perfectamente colocado, poner una mantita sobre él hasta que la calefacción del coche realice su tarea.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...