En vacaciones viajar es beneficioso para los niños

Muchos expertos coinciden en decir que es beneficioso para los niños que viajen en vacaciones, no importa si es un destino cercano o lejano, el cambio de aires, rutinas, conocer caras nuevas, etc., contribuye significativamente al desarrollo de valores y a la adquisición de habilidades que serán de gran ayuda a lo largo de la vida.

Cambio de aires

Queda menos para disfrutar de las vacaciones de verano, muchas familias ya tienen planificado un viaje a un destino vacacional para disfrutar de unos merecidos días de relax y disfrute tras varios meses de actividad laboral. En vacaciones, viajar es beneficioso para los niños y no importa si se trata de un destino cercano o lejano, se trata de cambiar de aires y de rutinas, de ver nuevos paisajes, caras, conocer nuevas culturas, etc., todo un conjunto que permite que los niños adquieran nuevos valores sociales y emocionales.

Son muchos los expertos que recomiendan el cambio de aires en los niños durante el periodo vacacional, ya que contribuye a desarrollar la autonomía, el pensamiento racional, la maduración personal, la adquisición de nuevos conocimientos, la comprensión de otros estilos de vida y así un largo etcétera. Es algo similar a los beneficios que ofrece un campamento infantil de verano, muchos valores son similares, por ello, el cambio de ambiente es muy recomendable, aunque sean sólo unos días y a un destino cercano.

Los viajes aportan mucho más de lo que se puede imaginar, se produce un desarrollo social y emocional que ayuda a que los niños realicen un cambio de actitud, les permite ver algunas cosas de un modo distinto, se vuelven más observadores, tienen más inquietudes, curiosidad y preguntan, potencian el sentido explorador y aventurero. Obviamente, dependiendo del destino vacacional se fomentan unos valores más que otros, no es lo mismo viajar a otro país con otra cultura, que a otra localidad española, pero en conjunto todo son beneficios.

Lo importante es alejarse de la rutina diaria, del entorno conocido, de las actividades habituales, viajar contribuye, además, a desarrollar la paciencia, la tolerancia, la capacidad de adaptación y la toma de decisiones, pero todos estos beneficios están condicionados a una premisa, que los niños puedan ser participes y sentir que forman parte de la familia en ese viaje, con ello se logra también afianzar lazos afectivos. Es recomendable que los niños puedan mostrar sus preferencias y tomar ciertas decisiones, como elegir el lugar de la playa donde colocarse, el camino a seguir si se está disfrutando de un paseo por la montaña, etc. Algunas decisiones pueden ser de poca importancia para los padres, pero para los niños son muy importantes y les muestran su valor en el núcleo familiar.

Con ello se contribuye en el desarrollo de la personalidad y la autonomía y adquieren valores que serán de gran valor a lo largo de su vida. Los padres deben hacer partícipes a los niños, preguntarles acerca del viaje qué opinan, qué les ha parecido interesante… todo ello hará que los niños piensen reforzando el pensamiento crítico y racional. A todo lo comentado hay que añadir otros beneficios como las experiencias y buenos recuerdos de esos momentos especiales que se han vivió, algo que acompañará a los niños a lo largo de su vida.

Muchos niños no pueden viajar por diferentes problemas, económicos, laborales, etc., en este caso, los expertos recomiendan salir de las rutinas utilizando, por ejemplo, los campamentos urbanos, donde se pueden realizar muchas actividades, conocer nuevos amigos y disfrutar de parte de los beneficios que ofrecen los viajes. Ya que no queda mucho para que los niños inicien las vacaciones de verano, no es mala idea planificar los días de descanso y buscar destinos vacacionales, actividades, etc., que permitan que los niños disfruten de un verano especial.

Foto | Woodleywonderworks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...