Decidir no tener hijos debido al cambio climático

Cada vez más personas deciden no tener hijos debido al cambio climático, tienen miedo del mundo en el que van a vivir sus hijos, escasez de alimentos, contaminación, falta de recursos, violencia, efectos climáticos adversos, etc. Es una decisión que tiene como raíz no querer que su descendencia viva en un mundo lleno de problemas.

Miedo a tener hijos por el cambio climático

El cambio climático es un hecho constatado y sus consecuencias se hacen sentir año tras año, por eso, cada vez son más las personas que están concienciadas con este problema y deciden poner su granito de arena para hacer frente, y otras van mucho más allá y ante el temor de lo que puede avecinarse, adoptan soluciones que podrían considerarse contra natura. Según un estudio publicado en la revista Climate Change, cada vez son más las parejas que deciden no tener hijos debido al cambio climático, siendo el miedo del estado del planeta el impulsor de esta decisión.

En esta investigación se realizó una encuesta a más de 600 participantes con edades comprendidas entre los 27 y 45 años, donde se planteaban preguntas en relación a las intenciones de tener hijos. Entre los resultados obtenidos, destaca la negativa a tener hijos por el miedo al estado en el que estará el planeta en un futuro próximo debido al cambio climático.

En el vídeo que podéis ver a continuación se recogen testimonios de algunas de las personas que han decidido no tener hijos debido al cambio climático. Uno de los testimonios asegura que nos enfrentamos a una situación de vida o muerte sin precedentes, ella había estado pensando en comenzar a planificar tener hijos, un viaje que tenía muchas ganas de emprender junto a su pareja, sin embargo, su conciencia sobre el cambio climático y su gravedad entraron en conflicto con el deseo de ser madre.

El testimonio presenta un panorama lamentable con escasez de agua y alimentos, migraciones masivas, aumento del nivel del mar, liberación de gases de efecto invernadero al medio ambiente, escasez generalizada de las cosas que se necesitan para sobrevivir, etc., a esto hay que sumar conflictos y violencia que aumentan debido a la escasez de recursos. Todo el conjunto ha hecho que se replantee tener hijos, apareció la inseguridad y el temor por el mundo en el que viviría su descendencia, por ello decidió centrarse en el activismo. Reconoce que cada vez le cuesta más seguir con esa decisión, ya que sus amigos tienen hijos y ella se mantiene firme en su postura, lo que en cierto modo la aleja de sus amistades.

Comenta que después descubrió que muchas otras personas también habían tomado esa decisión y luchan contra ella, asegura que prácticamente nadie le ha dicho que ha tomado una decisión equivocada. Considera que en un plazo de dos décadas vamos a experimentar efectos realmente severos del cambio climático por todos los problemas antes mencionados, mientras que quienes tienen hijos creen que estos problemas se producirán dentro de 50 o 100 años, por lo que viven en una línea temporal diferente. La mujer reconoce que muchos verán su posición extremista y alarmista.

Aparecen varios testimonios en el vídeo, creen firmemente que actúan correctamente y por eso comparten su historia y experiencia con otras personas, a fin de que tomen lo que ellas consideran una decisión correcta. Como decíamos, creemos que esa es una decisión contra natura y no es una solución, deben ser los gobiernos, las empresas y la sociedad en general, quienes deben trabajar para mitigar los efectos del cambio climático, buscar soluciones a los problemas que aparezcan y tener una mayor conciencia sobre todo lo que está afectando a nuestro planeta, para muchos, dejar de tener hijos no es una solución.

Os invitamos a ver el vídeo y leer este estudio publicado en la revista científica Climate Change, comprobaréis que se trata de una tendencia creciente, aunque, la verdad, muchos deciden no tener hijos por otras cuestiones, trabajo, falta de vivienda, etc., a esto sumamos que cada vez son más los casos de infertilidad, por lo que la tendencia descrita se puede considerar una gota de agua en un océano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...