El emoji de la caca sonriente ayuda a que los niños japoneses aprendan a leer

Ahora los niños japoneses cuentan con un nuevo método para aprender los caracteres de su idioma y aplicarlos en la lectura, se trata de una colección de libros titulada “Unko kanji doriru” en la que el emoji de la caca sonriente les ayuda a aprender, brindándoles consejos y haciéndoles pasar un rato divertido.

Unko kanji doriru

Los niños japoneses lo tienen complicado a la hora de aprender los sinogramas (caracteres) de su idioma, en la etapa de primaria que dura seis años, deben aprender nada menos que 1.006 caracteres segmentados en etapas y año escolar. Esto no ocurre con los idiomas occidentales como el francés, el inglés o el castellano, cuya lista de caracteres es muy reducida, véase el alfabeto de nuestro país.

Pero esto no es todo, ya que además de los 1.006 caracteres, existen muchos otros que se utilizan en campos específicos, como la ingeniería, la medicina, para designar nombres y apellidos de personas, lugares, etc., esto nos puede dar una idea de lo complejo que es el idioma, cuya lista de caracteres supera los 4.000. El caso es que desde hace décadas los japoneses han buscado métodos que resultaran eficaces para facilitar a los niños el aprendizaje de los kanji, uno de los últimos recursos es el uso del emoji de la caca sonriente para aprender a leer con resultados satisfactorios.

Una editorial educativa del país lanzó recientemente una colección de seis libros titulada “Unko kanji doriru” donde el elemento protagonista es la caca sonriente, responsable de ayudar a los pequeños a practicar frases utilizando caracteres asociados a la caca. Son seis libros, uno por cada nivel educativo, contienen más de 3.000 frases en las que aparece la palabra unko (caca). En estos libros la figura de un personaje denominado Unko Sensei (maestro caca) se encarga de ofrecer consejos a los niños sobre la escritura y uso correcto de los caracteres.

Se puede decir que se trata de un método educativo bastante escatológico, hay que decir que los textos han sido elaborados por expertos pedagogos que certifican su efectividad y como ya hemos comentado, parece que los resultados son positivos. El caso es que en apenas dos meses desde el lanzamiento de la colección, se han vendido casi 300.000 ejemplares, convirtiéndose en el segundo libro más vendido en Amazon Japón.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el juego, el entretenimiento y la diversión, son herramientas eficaces para el aprendizaje, de ahí el éxito de esta colección, los niños se divierten y les resulta más fácil el aprendizaje de los kanji. Lo que no explican es por qué han utilizado este emoji en vez de cualquier otro que también puede resultar gracioso y no guarda relación con los excrementos.

Según nos explican aquí, aparecen contenidos en la colección que parecen surrealistas, ya que enseñan varios conceptos que giran en torno al emoji de la caca sonriente, por ejemplo, “un doctor en ingeniería alemán inventó una máquina que puede hablar con la caca”. Lo dicho, es una enseñanza bastante escatológica, si una colección de estas características apareciera como método educativo en los países occidentales, probablemente violentaría a más de un padre, pero si el método funciona…

Podéis conocer más detalles sobre la colección de libros, su dinámica de enseñanza, ejemplos de oraciones según el curso y más, a través de la página oficial de la editorial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...