El cambio de hora se realizará el 26 de marzo, ¿cómo afectará a los niños?

Como cada último domingo del mes de marzo, se procederá al cambio de hora, a las dos de la mañana serán las tres. Este cambio afecta al reloj biológico de los niños, durante unos días estarán irritables, malhumorados, cansados, sufrirán cierta ansiedad, etc. Te contamos cómo facilitar que los niños asimilen el cambio y tenga un menor impacto en su biorritmo.

Cambio de hora 2017

Como cada año, con el inicio de la primavera se procede al cambio de hora, los relojes se adelantarán una hora con la justificación de aprovechar la luz solar y aumentar el ahorro energético. Como ocurre cada año, se debate sobre ello porque este cambio no es aceptado por varias razones, hablando del ahorro energético, recordemos que el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, explica que dicho ahorro es mínimo, apenas ronda el 5%, por otro lado el cambio afecta al biorritmo de la población y especialmente al de los más pequeños.

¿Cómo afectará el cambio de hora a los niños?, el que más lo sufre es el reloj biológico, aunque se trata de una sola hora, es tiempo suficiente para alterar los patrones de descanso y las rutinas establecidas de todo el día. Se duerme una hora menos, se adelantan las comidas, hay que acostarse antes… son cambios que pueden provocar que los niños estén durante unos días algo irritables, malhumorados, que sufran ansiedad, etc.

Dependiendo del niño y su edad, la adaptación varía entre un par o tres de días y una semana, pasado este tiempo se recupera el ritmo habitual. Esto mismo sucede cuando el reloj se atrasa una hora en octubre, aunque quizá el impacto es algo menor porque al realizarse el cambio en fin de semana, los niños y los adultos se alegran de poder disfrutar de una hora más. Los expertos comentan que el cambio de hora que se va a realizar en breve, provoca en los niños problemas de atención, irritabilidad, desánimo o cansancio, especialmente durante las primeras horas de clase, algo lógico porque su reloj biológico sigue acostumbrado a la rutina establecida.

Tener que acostarse más temprano provoca la aparición de problemas para conciliar el sueño, pero también para despertarse por la mañana, esto se traduce en un déficit de horas de descanso y en la aparición de los problemas antes descritos. Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, es posible contrarrestar en cierta medida los efectos del cambio horario en los niños, al respeto merece la pena tener en cuenta los consejos que proporciona la Asociación Española de Pediatría sobre esta cuestión. Desde hoy, merece la pena empezar a cambiar las rutinas (las que se puedan), para que el cambio no afecte de forma tan drástica, por ejemplo, acostar a los niños 15 minutos antes de lo habitual, levantarles por la mañana siguiendo la misma regla… ya que no es lo mismo una hora que 15 minutos.

Lo mismo se puede aplicar a la hora de la comida, la cena, los juegos y cualquier otra rutina, si vamos adelantando 10 minutos cada día, cuando llegue el cambio horario no será tan impactante para los niños. Dado que a los adultos también nos afecta, aplicar la misma regla en la medida que se pueda, nos ayudará a asimilar mejor el nuevo horario.

Dependiendo de la edad de los niños, merece la pena explicarles el por qué se adelantan o atrasan los relojes en primavera y otoño, apuntando los beneficios que con ello se obtiene. Así que ya lo sabéis, el próximo domingo 26 de marzo se realizará el cambio de hora, a las 2 de la madrugada deberemos adelantar las manecillas del reloj hasta las 3. Por cierto, hay quien no realiza el cambio hasta el día siguiente y en ocasiones pasan horas hasta que se dan cuenta de la hora que es, los más previsores la adelantan por la noche cuando se van a acostar.

Foto | Lars Plougmann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...