Disfrutar de la Verbena y los fuegos artificiales de San Juan con precaución

Para poder disfrutar de la Verbena de San Juan, de los petardos y los fuegos artificiales, es necesario seguir unas reglas básicas de seguridad a fin de evitar los accidentes. En la celebración de la noche más corta del año debe imperar la precaución con los niños, por ello merece la pena seguir una serie de consejos que reducirán el riesgo de que la fiesta se malogre.

Pirotecnia

En menos de dos semanas se celebrará una de las fiestas esperadas por muchos niños, la Verbena de San Juan, es un día en el que van a poder disfrutar tirando petardos, encendiendo bengalas, lanzando cohetes o encendiendo las fuentes de colores, todo tipo de material pirotécnico que se adecúa a cada segmento de edad. Por supuesto, también disfrutarán de los dulces tradicionales como la coca de San Juan, los espectáculos de grupos de animación y otras actividades, pero en muchos casos, lo que más quieren hacer es tirar petardos.

La celebración de la noche más corta del año no debe estropearse, y para ello es necesario tener en cuenta un serie de precauciones, los niños deben aprender y seguir desde que son pequeños unas normas de seguridad básicas. Como ya sabemos, cada año el material pirotécnico provoca accidentes, la principal razón de ello es la confianza y la imprudencia de los niños. Una de las primeras recomendaciones se dirige a los padres, a pesar de haberles advertido y enseñado reglas básicas de seguridad a los más pequeños, deben estar más pendientes de ellos que de costumbre, es el modo de poder disfrutar de la verbena y los fuegos artificiales de San Juan.

Es necesario que los padres cumplan a rajatabla las recomendaciones que se proporcionan en los paquetes del material pirotécnico y en los establecimientos donde se comercializan, no hay que adquirir material indicado para niños a partir de 14 años y dejar que lo manipulen los niños más pequeños porque son muy insistentes. Esta es una de las imprudencias habituales que en ocasiones terminan en un accidente, bastan unos segundos de despiste para que el niño cometa una imprudencia y se malogre la fiesta por un accidente.

Los niños deben manipular el material pirotécnico adecuado a su edad y siempre deben ir acompañados de un adulto, es preferible que los petardos los lleve el adulto y que se encargue de supervisar todo los procedimientos que lleva a cabo el pequeño con el lanzamiento de cada uno. No es la primera vez que la mecha de un petardo se apaga y los niños quieren acercarse a ver qué ha ocurrido, a veces el petardo parece reactivarse y explotar cuando los niños se han acercado. Otros recogen los petardos e intentan aprovecharlos, por ejemplo, sacando un poco la mecha, y este es otro error, ya que resulta demasiado corta y no da tiempo a apartarse.

En ningún caso se ha de dejar que los niños sujeten un petardo con las manos para encenderlo y lanzarlo, la razón es que aunque el material pirotécnico ha sido revisado y testado, en ocasiones se cuela algún petardo defectuoso cuya mecha prende a una velocidad vertiginosa y no da tiempo a tirarlo, y dependiendo de la potencia del petardo, esta acción podría causar quemaduras en las manos. Es preferible colocar el petardo en el suelo y encenderlo con una mecha que también suministran los establecimientos de pirotecnia, nunca hay que utilizar un encendedor o cerillas, ya que el aire puede hacer fluctuar la llama y prender la mecha en un punto próximo al petardo, provocando la explosión anticipada e incrementando el riesgo de sufrir una quemadura.

Los petardos que no funcionan no se deben aprovechar, ya que esto indica que es defectuoso, si se apaga, mejor no acercarse, ya que como hemos indicado, puede activarse nuevamente. Otra de las causas que provocan accidentes es precisamente el lanzamiento de petardos contra otros niños o personas, se hace como broma pero es más peligroso de lo que muchos suponen. Por supuesto, no se deben lanzar petardos en lugares donde haya concentración de personas, tampoco en zonas de vegetación susceptibles a quemarse. Por último decir que incluso las bengalas, esas varillas luminosas que parecen inofensivas, pueden provocar quemaduras. Es muy importante concienciar a los niños sobre todos los riesgos y la responsabilidad que conlleva tirar petardos, de este modo se podrá disfrutar con más seguridad de una magnífica Verbena de San Juan.

Foto | Adrià García

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...