Claves para elegir una silla de paseo

A la hora de elegir una silla de paseo es necesario tener en cuenta algunas características que son clave, que sea ligera, que se compacte fácilmente, que tenga una gran maniobrabilidad, que ofrezca confort al bebé y a los padres, etc.

Que tener en cuenta a la hora de elegir una silla de paseo

En el mercado podemos encontrar un gran catálogo de sillas de paseo para todos los gustos y bolsillos, pero si empezamos a realizar un cribado general, encontraremos que buena parte de ellas no se ajustan a todas las necesidades de los padres de hoy en día. Hablando de necesidades, dos de las exigencias a la hora de elegir una silla de paseo es que pese poco y que sea práctica, algo necesario para el día a día y para los paseos rutinarios con el bebé.

Hoy os queremos dar algunas claves para elegir una silla de paseo ligera y práctica, son distintas características que se deben tener en cuenta en la elección de una sillita, destacan por facilitar el transporte del bebé con gran maniobrabilidad, y por su compactación para poderla transportar y llevarla en el coche ocupando el mínimo espacio posible.

La estructura de la silla debe ser resistente y fabricada en un material o aleación que sea ligera, las ruedas deben ser tipo neumático para dulcificar la conducción y deben contar con suspensiones. El manillar debe ser ergonómico y que se adapte a nuestras características físicas, si no se puede regular en altura conviene verificar que se adapta a nosotros.

La silla debe poderse plegar fácilmente con una mano y sin apenas esfuerzo, una vez plegada debe ocupar poco espacio, para ello debe contar con un sistema de cierre que la compacte al máximo, de este modo se podrá transportar cómodamente a mano o en el coche, se podrá guardar en cualquier rincón del hogar, y no molestará si nos encontramos en espacios reducidos como, por ejemplo, cuando se viaja en avión o en tren.

A la hora de desplegarla debe ocurrir lo mismo que al plegarla, la maniobra se debe poder realizar con una sola mano y con uno o dos movimientos, hay que tener en cuenta que a veces tenemos una mano ocupada. Las características citadas hacen que la silla sea fácil de utilizar y con total libertad en los trayectos que se realizan con el bebé. Por supuesto, es totalmente imprescindible que ofrezca la máxima comodidad al bebé, hay que asegurarse de que el asiendo tenga suficiente espacio, que esté acolchado y que ofrezca la máxima seguridad, para ello es necesario que cuente con el arnés de seguridad correspondiente (mejor de cinco puntos de sujeción), una barra apoyabrazos y un reposapiés.

El respaldo de la silla de paseo debe poder reclinarse en varias posiciones incluida la posición horizontal, y la misma posición debe poder adoptar el reposapiés, ya que de este modo, el pequeño podrá descansar y dormirse. Dependiendo del bolsillo de cada familia, se pueden tener en cuenta otras características, pero las citadas son básicas e imprescindibles, y la mayoría de los nuevos modelos de sillas de paseo ya las incluyen. Comprar una silla de paseo por su diseño y por que resulte bonita, sin tener en cuenta estas características, es un error que ha cometido más de una familia.

Es interesante que una vez elegido el modelo lo probemos, evaluando su practicidad, facilidad de conducción, de plegado y desplegado, etc. Hay que decir que se pueden encontrar algunos modelos de sillas que reúnen las características descritas y, además, se ofrecen a una buena relación calidad/precio. Por cierto, con los avances tecnológicos, algunas de estas características ya no serán tan importantes, al respecto merece la pena retomar la lectura del post sobre el nuevo sistema eléctrico eStroller para sillas de paseo.

Foto | Texx Smith

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...