Atender a un niño que ha sufrido un accidente siguiendo el protocolo P.A.S

A la hora de atender a un niño que ha sufrido un accidente que se puede considerar grave, es necesario seguir el denominado protocolo P.A.S (Proteger, Avisar y Socorrer). Se trata de tres acciones que permitirán ayudar al niño accidentado de forma eficaz, evitando poner nervioso al pequeño, provocarle lesiones internas, etc.

P.A.S

El protocolo P.A.S (Proteger, Avisar y Socorrer) son tres acciones que se recomienda seguir en el caso de un accidente de tráfico, siguiendo este protocolo se evitan problemas a la hora de actuar en caso de emergencia, ya que se puede decir que se trata de una guía donde se establece el orden en el que se deben acometer las acciones. Si no se sigue este protocolo, se corre el riesgo de actuar de forma errónea y peligrosa, en vez de salvar una vida e impedir daños mayores, se podría provocar lo contrario.

El caso es que el protocolo P.A.S no sólo se puede aplicar en el caso de los accidentes de tráfico, también en otro tipo de accidentes, por lo que es interesante tenerlo presente en el caso de tener que atender a un niño que ha sufrido un accidente. El primer paso a seguir es el de la protección, es decir, asegurarse de que el escenario del accidente es seguro y no supone un riesgo para nosotros, esta regla se aplica en muchos accidentes, evidentemente en algunos no encaja, pero en otros es vital, como por ejemplo en el caso de un incendio, un accidente de tráfico, la caída por un barranco, etc.

El segundo paso es el de avisar o alertar, siempre que el accidente sea grave, es preferible no tocar al niño y llamar a los servicios de emergencias. Mover a un niño que está herido puede provocar nuevas lesiones internas que agravarían su estado, de ahí que se recomiende únicamente acompañar al herido, hablarle y tranquilizarle si está consciente (esto corresponde al apartado socorrer). A la hora de avisar a los servicios de emergencia es necesario ser claro y conciso, indicar el lugar del accidente, el tipo o motivo y contestar con tranquilidad a las preguntas que haga la operadora.

Mientras será necesario esperar hasta que lleguen los servicios de urgencia. Como decíamos, mover a un accidentado puede ser un grave riesgo, hasta un 10% de las lesiones medulares se producen en los casos de accidente debido a que los heridos fueron atendidos por personal no sanitario que tenía buena intención.

Atender correctamente a un niño accidentado

El tercer paso es el de socorrer, a la hora de atender a una persona que ha sufrido un accidente, y en especial si se trata de un niño, se debe procurar tranquilizar al pequeño ya que es probable que esté asustado y sufra dolores, hablarle con voz suave y comprensible, explicarle qué vamos a hacer, no darle líquidos para beber si los pide, no proporcionar ningún tipo de remedio casero, controlar sus constantes vitales… Actuar de forma correcta en los primeros minutos tras un accidente salva vidas, pero no está de más iniciar un curso de primeros auxilios que nos permitirá desarrollar mejor el Protocolo Proteger, Avisar y Socorrer, y actuar en determinados casos en los que sí será necesaria la intervención, como saber cómo aplicar de forma correcta un torniquete en el caso de una hemorragia grave.

Todos los padres deberían realizar un curso de primeros auxilios, sobre todo sabiendo que algunas muertes por accidente podrían haberse evitado de haber tenido nociones básicas sobre cómo actuar dependiendo del tipo de accidente. Para conocer más detalles sobre el protocolo P.A.S os recomendamos acceder a este artículo de la página web de MAPFRE.

Foto 1 | Chris Gladis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...