A los niños también les gustan las muñecas

Un experimento llevado a cabo por Hasbro y la gama de muñecas Baby Alive, con un grupo de niños y niñas de cinco años, demuestra que a los niños también les gustan las muñecas y se lo pasan muy bien interactuando con ellas. Es un ejemplo más de por qué no se deben realizar distinciones de género en los juguetes.

Los juguetes no tienen sexo

Baby Alive es una marca de muñecas de la empresa multinacional estadounidense de juegos de mesa y juguetes Hasbro, estas muñecas se caracterizan por realizar acciones como comer, hacer sus necesidades o hablar. Recientemente han participado en un experimento realizado con niños y niñas que demuestra que a los niños también les gustan las muñecas y que tienen reacciones que muchos padres no se esperarían.

En el experimento que podréis ver en el vídeo a continuación, se proporcionaron diferentes muñecas Baby Alive a un grupo de niñas y niños de cinco años con el propósito de que los niños las cuidaran junto a sus padres, posteriormente se les preguntó cómo habían vivido esta experiencia. Podemos hacernos una idea de lo bien que se lo pasaron viendo cómo jugaban y disfrutaban en la clase.

¿Qué es lo que pasó? Los padres comentan que pensaban que sus hijos no harían caso a las muñecas, pero la verdad es que les han gustado mucho, se lo han pasado bien jugando con sus hijos y la muñeca, de hecho, un padre comenta cómo enseñaba a su hijo sus trucos para cambiar el pañal a la muñeca, trucos que el llevó a cabo con su hijo en su momento.

Cuando las muñecas hablan, lloran, bailan, etc., logran llamar la atención de los niños, demostrando que niños y niñas reaccionan igual y pueden jugar con los mismos juguetes y pasárselo muy bien, aprenden, socializan y se divierten, es un modo de juego que favorece la igualdad y elimina los estereotipos de género, valores que probablemente estos niños trasmitan a su descendencia cuando sean mayores.

Es obvio que se tiene que abandonar de una vez el rol de juguetes para niños y juguetes para niñas, lamentablemente todavía queda mucho por hacer hasta lograr que los juguetes no tengan distinción por sexos, cada año encontramos juguetes sexistas, aunque es cierto que cada vez son más los cambios que se realizan orientados a una percepción distinta de los juguetes, a la que se tenía antaño.

Los niños y las niñas deben elegir libremente los juguetes con los que quieren jugar, es necesario evitar influir en ellos, vetarles determinados juguetes por asociarlos al genero femenino o masculino, por ello, hay que promover la idea #jugandoiguales, algo que beneficiará a la infancia y las familias en general. Por cierto, hubiera sido interesante que el experimento de Baby Alive hubiera mostrado algunas escenas de cómo los niños y sus padres disfrutaban jugando con las muñecas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...